Table olives crop expected by the growers in California is similar to the last season 2012-13

Table olive growers in California expect this year’s crop to be about the same size as last year’s, which marked a bit of a recovery for farmers after a series of failed crops, an industry official said.
While an official crop estimate isn’t due out until August, Central Valley growers are reporting their orchards are on about the same pace overall as in 2012, when they produced more than 80,000 tons of olives, said the president of the Olive Growers Council of California in Visalia.
While Northern California’s crop may be quite a bit shorter than last year, there’s a decent set on trees in parts of Tulare County, particularly in northern areas, he said.
Olive growers overall picked more than double the 71,200 tons produced in 2011, according to state and federal agriculture officials. In a typical year, nearly 60 percent of California olives go into oil while the rest is canned for table olives, according to the California Farm Bureau Federation.
Last year’s abundance came after table olive growers suffered through poor crops in four of the previous six seasons, including two years ago when adverse weather during the bloom stifled orchards that were already stressed from the previous year’s heavy loads.

 

Black ripe olives (Californian style)

 

California produces nearly all of the nation’s commercial table olives, although acreage has been shrinking as growers move to more profitable crops. The president said, that are about 25,000 bearing acres of table olives in the state this year, down from a peak of 40,000 acres.
As labor shortages have lingered, University of California researchers have been trying to perfect a way for table olive growers to use mechanical pruning and harvesting to shave costs. Hiring hand labor represents as much as half a grower’s annual cost, and growers last fall reported having trouble finding full crews or keeping workers from rushing off to other jobs.
It seems that a couple of growers in Glenn County, Calif., who were using machines for harvest and were able to recover 70 percent to 75 percent of the fruit. A grower would need to capture at least 80 percent by machine for it to be economically viable, UC Cooperative Extension researchers have said.

Source of the new: http://www.capitalpress.com/

Variedades españolas:Variedad Cacereña

El cultivar o variedad Manzanilla Cacereña, se originó en los inicios del cultivo en la zona principal del norte de la provincia de Cáceres. Para obtener la variedad Cacereña se ha tenido que reproducir todos los olivos existentes en la actualidad por un sistema vegetativo o asexual, de un solo olivo, que se obtiene un clon seguramente “por estaca”.
 
Es un cultivar genéticamente uniforme originado de una sola planta. En las características diferenciales o ecotipo de esta variedad, han influido, aparte de los factores genéticos, los factores ambientales propios de montaña, como es el tipo de suelo (ácidos, pobres en calcio), el clima (pluviometría alta, temperaturas estivales suaves, humedad ambiental media-alta, horas-frío ), situación geográfica al abrigo de los vientos del norte, una determinada forma de cultivo como son las podas, sistema de cultivo abancalado más o menos soleados (tendencia al ailamiento o crecimiento en altura), marco de plantación etc.
 
La variedad ” Manzanilla Cacereña”, se conoce también por una serie de denominaciones y sinonimias, la principal “Cacereña”, de la provincia de Cáceres origen de la variedad, también se conoce como “Blanca Cacereña”, “Cacereña” en Villanueva de la Sierra Asperilla en Huete, Carrasqueña en Villamayor y Mora, “Negrilla” en Ahigal “Costaleña” en Castuera, “Avellanina”, y “Azeiteria” o “Negrinha” en Portugal.
 
La distribución geográfica es principalmente occidental, abarca una 64.000 hectáreas en varias provincias españolas, la principal es Cáceres con un 78 % de la superficie total, además secultiva en Salamanca, Badajoz, Avila y Madrid.
 
Según el inventario agronómico del olivar en la provincia de Cáceres (1982) con unas 50.000 has., la distribución en la provincia de Cáceres por comarcas es la siguiente:
Sierra de Gata-Hurdes: 22.054 has. Ambroz, Jerte y Vera: 7.398 has Comarca de Ibores: 1.481 has  Montanchez – Guadalupe: 5.189 has. Resto de la provincia: 13.784 has.
 
Es una de las variedades principales de España para Aceituna de mesa, por lo que si la comparamos con ellas deduciríamos las siguientes características:
Tamaño del fruto: Medio; Rendimiento graso: Bajo (de la más baja de España); Apreciación del aceite: Buena a excelente; Proporción en Acido oleico: De las más altas España; Estabilidad del aceite: Alta ; Facilidad a la recolección: Mayor que la media; Calidad de la pulpa: Mayor que la media; Relación pulpa/hueso: Mayor que la media; Resistencia al repilo: Bajo; Resistencia a la tuberculosis: Media baja.
 
El olivo cultivado en la sierra del norte de Cáceres, por lo general, un árbol de tamaño mediano, de unos 7 a 8 metros de altura los cultivados en bancales y de 4 a 6 m los cultivados en llano. Actualmente la mayoría de los olivos no pasan de los 3,5 ó 4,5 metros de altura, debido a la poda de renovación y su adaptación en forma baja para la recolección del ”verdeo”.
 
Es un árbol de gran longevidad, existen ejemplares diseminados por toda la comarca de 500 a 700 años y posiblemente más (en el año 1400 ya funcionaban almazaras en la Sierra).
Es un árbol muy rústico, que en situaciones extremas prospera en suelos pobres, en bancales de suelos pedregosos, arenosos, excesivamente ácidos con pH menor de 5. Muchos suelos de la comarca desde el punto de vista agronómico se consideran no apto o también llamados “cultivos marginales”.
 
La entrada en producción del olivo, en las condiciones del cultivo tradicional, se produce entre los ocho y diez años, teniendo en cuenta que el sistema de propagación típico ha sido el de estaca y a veces por zueca, en cultivo de secano.
 
El olivo de la variedad Cacereña tiene una copa abierta, es de vigor medio y poca densidad de copa.
 
El haz de la hoja es mate, color verde oscuro grisáceo, mientras que el envés es plateado, debido a que presenta numerosas escamitas apretada que cubren toda la superficie. La forma es lanceolada. Las dimensiones suelen ser de 30 a 50 mm de largo y de 5 a 10 mm de ancho. La variedad Cacereña es sensible al ataque de hongos como es el repilo, que provoca una fuerte caída primaveral o estival, con la influencia negativa a la floración y posterior fructificación.
 
La polinización y fecundación son los requisitos esenciales para la formación y cuajado del fruto. EL olivo se poliniza por el viento (especie anemófila), caracterizada por la elevada productividad de polen trasladado por el viento. En la Cacereña como en otras variedades se observan frutos partenocárpicos, que se forman sin el beneficio de la polinización. Estos frutos suelen ser más pequeños y no tienen valor comercial.
 
La aceituna es un fruto mediano de forma ovoide y puede decirse que es bastante simétrico. El peso medio es de 3 a 4 gr y presenta lenticelas visibles. Tiene una alta relación pulpa/hueso entre 5 y 6 (relación pulpa/fruto de 0,85 aproximadamente).  La posición del diámetro máximo se sitúa hacia la base y su ápice final es “apuntado”.
 
Su maduración termina en color negro prácticamente. La maduración de la aceituna Cacereña es irregular pero en años normales se inicia hacia 15 de noviembre y termina sobre el 20 de diciembre, aunque depende mucho de la ubicación, orientación geográfica y el número de frutos que tiene el árbol. Se puede contrastar que en la misma comarca puede variar hasta 15 días la madurez de la aceituna, teniendo en cuenta si el cultivo es en llano y bien soleado y una altitud de 400 a 500 m o son olivares cultivados en bancales a 600 y 750 m de altitud con orientación al nordeste o noroeste. También influye la carga de fruto, árboles con un 5 a 20 % de producción media, la maduración se adelanta hasta 20 días, es decir, olivares con poco fruto pueden tener madura las aceitunas antes del 1 de noviembre. Por el contrario, olivares con alta producción y ubicados en valles frescos, han llegado al 15 de diciembre con un alto porcentaje de aceitunas verdes, llegándose a arrugar por las heladas totalmente verde.
 
El hueso es ligeramente asimétrico, rugoso y “apuntado” en el ápice.
 
El contenido en aceite es uno de los más bajos de las variedades españolas, de aquí que sea una variedad eminentemente destinada a Aceituna de mesa.
 
El crecimiento vegetativo de primavera es el más importante, que dura hasta julio. Un segundo flujo de crecimiento tiene lugar desde mediados de septiembre hasta final de octubre. En veranos frescos, el crecimiento vegetativo no se detiene durante los meses de julio y agosto.
Desde noviembre hasta mediados de marzo el olivo entra en un reposo invernal. El riesgo de quemaduras se puede producir en determinados días del verano cuándo se superan los 40ºC, provocando la desecación prematura del cuajado del fruto y una fuerte caída fisiológica.
 
En algunas comarcas del norte de Cáceres, la lluvia media caída puede oscilar en años normales entre 800 y 1200mm, incluso más, pero está repartida de manera desigual lo largo de los doce meses. La distribución estacional de la lluvia es típica de clima mediterráneo.
Durante la época de reposo vegetativo (de noviembre a marzo) la precipitación es el 58 % del total anual, que el olivo no utiliza prácticamente, pero sí el suelo, que se recarga de reservas. Las lluvias de mayo, aportan humedad al suelo y reservas para el verano, pero cuando son muy cuantiosas provocan el lavado del polen y caídas de flores que impiden la polinización o “cernido” del olivo, perdiéndose hasta el 80 % de la cosecha algunos años. Durante el verano sólo se registran el 7 % del total anual, es el período de mayor demanda hídrica, por ello el olivo puede manifestar desequilibrio hídrico con el abarquillado de la hoja (agostado) y arrugado de la aceituna. La humedad relativa elevada durante el invierno, favorece el desarrollo de enfermedades criptógamas (hongos) y la proliferación de líquenes en el tronco y ramas. Durante el verano, y con las altas temperaturas se favorece el desarrollo de la mosca de la aceituna. La humedad relativa puede superar en verano el 50% en determinados valles y áreas frescas.
La aceituna se ha recolectado habitualmente para preparar:
  • Aceitunas verdes estilo “Camporeal” (Una de las preparaciones tipo “green ripe olives”(“floreando” las más hermosas de la recolección).
  • Aceitunas en salmuera para Aceitunas tipo negras o “black ripe olives”, estilo californiano etc. (Esta variedad ha sido hasta hace unos años la más apreciada en el mercado español por su excelente color negro, su brillo y su especial sabor, ligeramente amargo y típico)
  • Últimamente, se recolecta al final del ciclo, para la fermentación de aceitunas tipo naturales, aunque su textura no es buena, especialmente la de calibre grande, y la distribución de color no es uniforme ni intensa (el producto podría denominarse: Aceitunas naturales de color cambiante).

 

“Bell Carter Foods Inc” cumple cien años fabricando “Ripe Olives” en USA.

La compañía “Bell Carter Foods” se fundó en 1912, por tanto, cumple los cien años en activo (dirigida con éxito por cuatro generaciones) siendo la segunda planta más grande del mundo y la primera USA.
La creaciónde la empresa se realizó apenas 12 años después de la “invención” del estilo “black ripe” típico, característico y denominativo de las aceitunas de California y por ende, de USA.
Tanto la textura carnosa y suave pero firme, como su olor y sabor, ligerísimamente salado pero con un toque “achampiñonado” y su color marrón uniforme con salmuera clara y muy limpia son los atributos más representativos de este estilo inconfundible e inigualable con las de los paises competidores.
Lindsay, la marca más emblemática de Bell Carter Foods Inc.

En Bell Carter se produce la mitad de todas las aceitunas cultivadas en California, 60.000 toneladas/año, básicamente en estilo negra californiana o negra por oxidación. En la compañía trabajan aproximadamente unas 500 personas.

Actualmente la compañía afronta varios proyectos cuya base es la sostenibilidad, tanto medioambiental como energética. Retos muy importantes para las industrias del sector . (Ellos calculan que ahorrarán el agua que pueden consumir unos 800 americanos y la energía equivalente a  unos 250 hogares).
Minimizando el consumo de recursos, disminuyendo la contaminación y empleando todos los medios a su alcance para el reciclado, reutilización; contribuyendo con su dedicación y esfuerzo al mantenimiento de la comunidad en la que residen y donde desarrollan su actividad industrial.

Si quieres conocer más de cerca su historia y su actividad: Visita su web

“Oleuropeina” principio amargo de las aceitunas (I). Tratamiento alcalino

 

El fruto del olivo, la aceituna, posee un compuesto en su pulpa muy amargo conocido como oleuropeína. Esta sustancia es un glucósido polifenólico formado por la unión de  tres moléculas: hidroxitirosol, glucosa y ácido elenólico.

 

Oleuropeina
Tanto la oleuropeína como su aglucona (hidroxitirosol unido a ácido elenólico) son compuestos amargos y  son los que le transmiten dicho amargor a las aceitunas de mesa y al aceite de oliva.
La eliminación del amargor en las aceitunas de mesa se realiza industrialmente, en la mayoría de las preparaciones comerciales, mediante un tratamiento de los frutos con hidróxido sódico, a temperatura ambiente, durante el cual, se produce la hidrólisis de la oleuropeína.

Todas las aceitunas verdes estilo Español  (tratamiento alcalino único) y las negras estilo Californiano (opcionalmente, tratamiento alcalino único o múltiple) ,que constituyen la mayoría de las aceitunas consumidas en el mundo, se basan en este tratamiento para el “desamargado”

Acido Elenólico
Hidroxitirosol

Ésta hidrólisis rompe el enlace éster de la oleuropeína generando compuestos polifenólicos no amargos, como son el  hidroxitirosol y el glucósido del ácido elenólico, por lo que las aceitunas se endulzan.

Durante el proceso de maduración de la aceituna y gracias al acción de β-glucosidasas presentes en el fruto, la oleuropeina se transforma en una serie de derivados muy interesantes que pasan a la fraccion lipídica del la pulpa protegiendo tanto a las aceitunas como al aceite frente a procesos de oxidación natural (antioxidantes naturales) 

Esta sustancia se encuentra además en altas concentraciones en las hojas de los olivos, constituyendo una fuente natural abundante pero poco aprovechada de antioxidantes con efectos muy beneficiosos para la salud.

THE OLIVES IN CALIFORNIA: HISTORY OF ITS OWN STYLE

Spanish Missionaries brought the olive tree to North America in the 1700’s. The first olive trees were planted in California at the San Diego Mission by Franciscan monks in 1769. The trees were planted throughout California with the intention of producing oil, but the lower cost European olive oils won out. In the late 1800’s, a housewife, Freda Ehmann and her son, Edwin began experimenting with new ways to market the olive, and she found success with the California style ripe black olives she produced.

California farmers grow dozens of different olive types. The five most important California table-olive varieties are the Manzanillo, Sevillano, Mission, Ascolano and Barouni. The Manzanillo represents the most acreage, while the Sevillano and Ascolano are valued for their larger olive size. Olive-oil producers have planted large numbers of the Arbequina, Arbosana, Koroneiki, Frantoio, Mission, Manzanillo and Leccino varieties.
Commercial olive farming in California began in the late 1800s, primarily in the valleys of Central and Northern California. Those early olive crops went into olive-oil production but, in the early 1900s, the industry shifted, as canning technology resulted in higher returns for table olives than for oil. Today, 90 percent of California‘s olive production is for canned olives, with only 10 percent crushed for oil. This is just the opposite of Spain, the world’s leading olive producer, which grows 90 percent of its olive crop for oil and only 10 percent for cured olive products.
Mission variety of Californian olives
California is the only state in USA producing a commercially significant crop of olives. Approximately 70 to 80 percent of the ripe olives consumed in the United States come from California. While the olive is an important specialty crop for California, the state’s olive industry is dwarfed by that of Spain. For example, a 2002 Census of Agriculture indicated that California had 39,591 acres of olives grown on 1,549 farms, while Spain had more than 5.6 million acres of olives grown by 571,150 producers.

Sliced ripe olives (P. Alonso)

During the past 25 years, health-conscious consumers have led a revival in olive oil as a flavorful alternative to vegetable oils. Demand for olive oil has doubled during the past 10 years. California now produces about 400,000 gallons of olive oil annually.
The Californian style of olives as Black olives is becoming one of most importants styles to produce large amount of olives, increassing day by day the interest and the capacity of consumption arround the world. Most of them are processed as Pitted and Sliced types.

Un grupo de investigadores del CSIC de Sevilla patenta el mecanismo

Podrán utilizarse las sales de zinc como conservante en aceitunas de mesa

El proyecto que dirige Antonio Garrido del Instituto de Grasa del CSIC planea sustituir los conservantes actuales de aceitunas, que no resultan del todo satisfactorios ,por sales alimentarias de zinc. En  el punto de mira se encuentra la variedad malagueña de aceituna Aloreña, única con Denominación de Origen Protegida.

Olivos y aceitunas Cacereñas

Foto de olivo “la Cañada” (Talaveruela de la Vera) : Pilar Alonso

Los olivos del norte de Extremadura, son de la variedad Cacereña, una variedad apreciada en ciertas preparaciones, especialmente en el mercado español.

Su caracteristico color y brillo la coloca en una posición muy destacada en las preferencias de los consumidores españoles y de otros paises, como una de las más valoradas para la elaboración de Aceitunas tipo Negras.

Existe una variedad portuguesa, llamada Negrihna d´Ouro, que es muy parecida en sus atributos de color, aspecto, brillo y sabor, aunque presenta una textura mas firme que la variedad extremeña y esto le concede, a mi juicio, mejores prestaciones de elaboración industrial y una mejor aceptación del consumidor final.