Xilela fastidiosa dos años después continúa afectando a los olivos de la Puglia (Italia)

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y desarrollo forestal italiano,  anunció  que se acaba de celebrar una reunión sobre la emergencia fitosanitaria que representa la epidemia de Xylella fastidiosa, que afectó a los olivos en la provincia de Lecce. En este contexto, se presentaron y revisaron los datos más recientes sobre la prevalencia de la bacteria y propuestas de intervención urgente para contener el fenómeno. Se ha  decidido incluir un decreto de declaración  de estado de emergencia fitosanitaria, ya presentada a la Comisión Nacional de Sanidad Vegetal, con las medidas de ejecución que la Región de la Puglia italiana se ha comprometido a proponer para la próxima reunión convocada el  próximo 27 de agosto.
 
En concreto, además de la creación de un comité directivo encargado de coordinar las diversas iniciativas, el decreto de emergencia debe contener: 
 
a) los detalles de las medidas que se deben tomar con la profundización de los instrumentos normativos más apropiados para implementarlos de manera oportuna; 
b) el plan general de acción, presentado a la Comisión Europea y las intervenciones nacionales, con especial referencia a la “creación de una zona de conservación entre la zona afectada y las zonas francas; 
c) la investigación, para completar el conocimiento de los mecanismos de propagación de la infección y para identificar plantas resistentes; 
d) la  financiación del plan de acción, a través de los fondos puestos a disposición por la Ley de Estabilidad Financiera de 2014, y el programa de la Comunidad, una vez financiado.
 
La disposición de estos recursos está sujeta a la presentación del programa de ejecución de la acción que la Región de la Puglia se ha comprometido a desarrollar, junto con la identificación de las actividades que se incluirán en el decreto detallando el  peligro para la sanidad de las plantas.
 
Esta enfermedad de la planta, se caracteriza por el secado rápido y progresivo del follaje de los olivos que se ven afectados y que al final provocan la muerte del árbol; se produjo hace un par de años en Salento Lecce, Gallipoli etc, en alrededor de una docena hectáreas que luego se extendió rápidamente, afectando actualmente a un área que ahora se estima en alrededor de 8.000 ha. El tipo de síntomas (repentina desecación de “piel de leopardo) hizo sugerir la acción de los agentes, cuya ubicación podría reducir, si no  detener el suministro de agua a la planta. Es por esta vía que se han trasladado las encuestas realizadas por el Departamento de Suelos, Plantas y Alimentos de la Universidad de Bari y la Unidad del Instituto de Virología Vegetal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de esta misma ciudad .
Lo que se ha observado es:
 
(1) la madera de la planta afectada  queda como carbonizada y extensamente colonizada por hongos del género Tacheomicotici Phaeoacremonium entre cuyas especies está representado el  P. parasiticum. El pardeamiento causado por estos hongos suelen estar relacionados con la presencia de túneles de R. amarillo ( Zeuzera pyrina ) cuyo papel en la aparición de infecciones fúngicas todavía no ha sido comprobada.
(2) en las plantas de olivo atacadas ha sido identificada, tanto por ensayos serológicos como moleculares, una cepa de la bacteria Gram-negativa de  Xylella fastidiosa.
 
La bacteria Xylella tiene una amplia gama de clientes, tanto en plantas leñosas como  herbáceas, que constituyen sus reservorios naturales. Su presencia, por tanto, es una fuente de temor justificado por la gravedad de los daños que la bacteria inflige a las vides (enfermedad de Pierce), a los cítricos (Citrus clorosis) en América del Sur, cultivos de importancia primordial también para la Puglia.
 
Ya han pasado dos años desde que la feroz enfermedad comenzó a golpear inexorablemente los olivares de Salento (Lecce). El olivo es la principal fuente de la economía de la agricultura Salento, de hecho todo el territorio se compone de árboles centenarios que producen el mejor aceite de oliva italiano (el número total de olivos en la zona de Salento, asciende a cerca de 9 millones de árboles). Hectáreas de plantaciones, se encuentran ahora en una casi irreparablemente dañada por este fenómeno, poco menos que catastrófica, y ahora parece que hay soluciones para poner fin a este excepcional desastre ecológico.
 
Toda la economía de Salento es que puedan verse afectadas por esta enfermedad extraña y desconocida hasta ahora de una planta. El árbol es atacado por el follaje y parece que las plantas hayan sufrido un incendio que ha quemado por completo, en pocas palabras, los únicos restos del tronco de olivo y ramas muertas que componerla.
Parece que la preocupación por el hallazgo de los síntomas en Salento (provincia de Lecce), es ya menor ya que la información de los ensayos moleculares obtenido en Bari proporcionan buenas razones para creer que la cepa de X. fastiidiosa de Salento pertenece a una subespecie (o genotipo) que no infecta a cualquier vid o cítrico, y las experiencias que los Estados Unidos (California) indican que no es demasiado patógeno para el olivo. Esa información fue comunicada al Servicio Fitosanitario Regional y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Forestal, y se discutió, al parecer en vano, en numerosas reuniones con técnicos y agricultores que se llevaron a cabo en las zonas afectadas.
En conclusión, no se encuentran en los elementos de tiempo que sugieren que el rápido secado de los olivos y de las aceitunas de Salento es debido a la acción de la Xilella fastidiosa como  agente principal. Es probable que participen en el marco etiológico de forma compartida. Es lo que se quiere conocer actualmente por medio del aislamiento en cultivo puro de la bacteria, lo que permitiría la identificación final e incontrovertible y  la realización de pruebas de patogenicidad que puedan determinar de una vez por todas el comportamiento del olivo. Además, está también en curso de ejecución la investigación de los posibles portadores.
A la espera de los resultados de los estudios en curso, que permitirá la formulación de un plan de contención y lucha, se sugirió que el Servicio Regional Fitosanitario propusiera la adopción de medidas que debieran tomarse de inmediato: (1) delimitarán la zona contaminada, ( 2) para identificar una zona de amortiguamiento; (3) bloquear el movimiento de plantas y material de reproducción en y desde las áreas consideradas.

"Escudete", (Sphaeropsis dalmatica = Macrophoma oleae = Macrophoma dalmatica), una enfermedad que afecta a la Aceituna de mesa

El “Escudete” es una enfermedad de las aceitunas ocasionada por “Camarosporium dalmaticum” que se ha encontrado y descrito en varios países mediterráneos aunque tiene escasa importancia en general excepto por su influencia en la calidad de la aceituna para el verdeo.
El “Camarosporium dalmaticum” es hongo que produce pícnidos esféricos de color negro que contienen conidios unicelulares, hialinos, rectos, con ápice obtuso y base aguda, y 2-3 gútulas,  que se diferencian de las producidas por “Gloeosporium” de color rosa.
Foto: http://olivediseases.com/
Las lesiones de “C. dalmaticum” pueden desarrollarse en tiempo seco pero es necesaria la lluvia para provocar la salida de los conidios que se dispersan por la lluvia, el viento e insectos.
La infección se ve favorecida por la presencia de heridas en los frutos y se ha correlacionado con la presencia de “Prolasiopter  berlesiana”, parásito de la mosca del olivo “Bactrocera oleae”.
Las conidias pueden germinar a una amplia gama de temperatura (óptimo 20-25ºC) y la enfermedad puede desarrollarse hasta con humedad relativa de 40-50% y temperaturas superiores a 25ºC, a partir de estas condiciones el hongo detiene su ataque y se rodea de una capa suberosa. La profundidad de penetración sólo alcanza 1-2 mm como máximo.
El hongo sólo afecta a frutos. Los síntomas consisten en manchas redondeadas, de color pardo, de hasta un cm de diámetro, deprimidas en el centro y con un contorno bien definido y elevado, de ahí el nombre de escudete; en el centro de la lesión pueden aparecer unos puntos negros. En ocasiones, el hongo se extiende por el fruto deshidratándolo y arrugándolo de forma parecida al momificado causado por “Colletotrichum spp”.
Los aceites que se obtienen de los frutos afectados son más ácidos, perdiendo calidad, aunque la enfermedad no tiene incidencia económica de importancia.
El control de la enfermedad puede abordarse como sigue:
  • Controlar los ataque de mosca, “Bractocera oleae“. No se trata la enfermedad, sino a la mosca.
  • En zonas endémicas y sólo para aceituna de verdeo se suelen realizar tratamientos con compuestos cúpricos más ditiocarbamatos. En caso de recurrir a los tratamientos químicos, se utilizarán las materias activas autorizadas.
  • A veces, los tratamientos contra el “Repilo” parecen eficaces.

Se investiga en Córdoba (España) la mejora de variedades de olivo resistentes a la Verticilosis

La Verticilosis del olivo, causada por el hongo Verticillium dahliae Kleb., es el problema fitosanitario más importante del olivar en la actualidad. Por ello, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA) está desarrollando una línea de trabajo con el objetivo de obtener a medio plazo nuevas variedades de olivo con altos niveles de resistencia a dicha enfermedad. En este objetivo trabaja un equipo multidisciplinar compuesto por investigadores del Área de Mejora y Biotecnología de Cultivos y del Área de Protección de Cultivos del Centro “Alameda del Obispo” del IFAPA en Córdoba. Por un lado se están evaluando nuevos genotipos procedentes de cruzamientos entre variedades cultivadas resistentes y otras con buenas características agronómicas, con la idea de seleccionar descendientes que integren las características de ambos padres. También se está evaluando la resistencia a la enfermedad en material de origen silvestre (acebuches) recolectado de distintas zonas de España, algunas de ellas localizadas próximas a áreas de elevada incidencia de la enfermedad.

Para determinar el nivel de resistencia a la enfermedad de estos descendientes de cruzamientos y acebuches se realizan experimentos de inoculación artificial en cámara de cultivo con ambiente controlado. Los resultados obtenidos hasta la fecha han permitido identificar algunos nuevos genotipos con altos niveles de resistencia al desarrollo de síntomas de Verticilosis. Veinte de los genotipos evaluados se han clasificado como resistentes o altamente resistentes a la enfermedad. En su mayoría se trata de genotipos provenientes de polinización libre o cruzamientos entre algunas de las variedades con mayor nivel de resistencia conocido, tales como ‘Changlot Real’, ‘Dolce Agogia’, ‘Empeltre’ y ‘Frantoio’. También entre el material silvestre evaluado se han seleccionado genotipos interesantes por su nivel de resistencia a la enfermedad.
La siguiente fase consiste en la comprobación de la resistencia de los genotipos seleccionados en condiciones de infección natural en campo. Para ello, se ha establecido este año un primer campo de ensayo en colaboración con agricultores en una finca del término municipal de Lahiguera (Jaén), que presentaba altos niveles de enfermedad. Este ensayo permitirá comprobar el comportamiento agronómico y nivel de resistencia a verticilosis en condiciones de cultivo. Para completar esta última etapa, se pretende contar con la colaboración de más empresas y agricultores del sector que estén interesados en comprobar la utilidad de estos nuevos materiales en condiciones reales de campo. En la actualidad se dispone de material propagado de todos los genotipos clasificados como resistentes a la enfermedad, por lo que todas aquellas personas interesadas en participar en los ensayos de campo pueden contactar con el equipo investigador del centro Alameda del Obispo del IFAPA.

 

En resumen, los trabajos en marcha pretenden dar respuesta a algunas de las demandas urgentes del sector del olivar en relación con la problemática de la Verticilosis del olivo. La confirmación en campos de ensayo de los resultados obtenidos permitirá a medio plazo disponer de nuevas variedades con buen comportamiento agronómico y altos niveles de resistencia a la verticilosis.

Emergencia en Italia por peligro de epidemia de “Xylella fastidiosa” que afecta ya a 8.000 ha de olivo en la Puglia.

Estos últimos días, vienen conociéndose detalles de una amenaza seria que se extiende por los olivares italianos en forma de enfermedad causada por una bacteria que nunca había afectado a un olivo europeo.

Foto: http://www.ambienteambienti.com/

En la provincia de Lecce, (Italia), cientos de miles de olivos, algunos centenarios, han sido infectados por la bacteria “Xylella fastidiosa”, que de acuerdo con miembros italianos del Parlamento Europeo, afecta ya a 8.000 hectáreas de olivar (unos 600.000 olivos).

Se teme que esta situación se convierta en epidemia que termine afectando a toda Italia y si no se toman las medidas drásticas necesarias, se extienda a otros países mediterráneos productores. Una verdadera catástrofe.
 

Esta infestación parece que se propaga rápidamente por la acción de un insecto (Cicadellidae), y quizás la única forma de pararla consistiría inicialmente en la destrucción de los árboles afectados, además de otras acciones preventivas y correctivas adecuadas antes de que la amenaza se extienda mucho más.

Los medios de comunicación italianos han publicado que el Ministro de Agricultura de Italia había prometido ayuda en el control de la enfermedad y la asistenci de dos expertos de la Universidad de California.
Se trata de la enfermedad de Pierce, causada con la bacteria Xylella fastidiosa, que fue descubierta en 1892 por el californiano Pierce Newton en su acción sobre uvas en California.
La enfermedad afecta a las aceitunas que quedan raquíticas y endurecidas y al árbol que se seca y muere. (la bacteria detiene el crecimiento y desarrollo de ambos).
Esta bacteria “asesina” tiene importante incidencia en toda América (USA) y Sudamérica, tradicionalmente enemiga de cítricos, uvas, café, etc y hasta ahora, parece que se mantenía ausente en Europa.
Fuentes de la noticia: www.meneame.net

El genoma de la bacteria ha sido secuenciado recientemente

Sigue leyendo en otras fuentes adicionales

Un hongo, el Verticillium dahliae, ha protagonizado el día de hoy en el Rectorado de la Universidad de Córdoba.

Agricultores, empresarios e investigadores, reunidos por la Interprofesional del aceite de oliva en una jornada técnica, han analizado los últimos avances en la lucha contra la enfermedad provocada por el Verticillium dahliae : la verticilosis, a la que los parecen estar estrechando el cerco.
Concretamente, esta mañana se han expuesto los avances logrados por 4 proyectos de investigación desarrollados por científicos cordobeses y que persiguen la erradicación de la enfermedad desde diferentes líneas de trabajo. Los proyectos van desde la obtención de variedades resistentes a la verticilosis y poder sustituir a las variedades más tradicionales, que sean especialmente sensibles al hongo.

Otra línea de investigación pretende controlar biológicamente la enfermedad  buscando los factores que determinan la resistencia en algunas variedades al tiempo que analiza los efectos de los productos fitosanitarios sobre la enfermedad y la contaminación de los suelos.

La verticilosis afecta en torno al 20% del olivar andaluz y, aunque la enfermedad es conocida desde los años 70, todo apunta a que la extensión del cultivo del olivar en regadío fue uno de los factores determinantes en su extensión. Por eso, otra de las líneas de investigación de la UCO en este campo es la que intenta controlar la dispersión del hongo a través del agua de riego.

Finalmente,  se han expuesto los proyectos basados en el control de la enfermedad en los primeros años del olivo, y sobre la enfermedad y sus bioindicadores según el tipo de manejo agronómico del cultivo.

Actualmente, no existen métodos de detección precoz de estas enfermedades y, una vez que se manifiestan, determinar cuál ha sido el agente infeccioso es demasiado complejo como para que en la práctica se utilice de forma rutinaria. La ausencia de un diagnóstico exacto impide la correcta evaluación de las causas y la toma adecuada de decisiones sobre el control de dichas enfermedades.

Los métodos diagnósticos que existen necesitan de laboratorios muy especializados, son caros y no garantizan la detección precoz de la enfermedad.  Los métodos están basados en la identificación del patógeno en medios de cultivo, o en procedimientos moleculares basados en distintos protocolos de la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Otro problema para el correcto diagnóstico de la verticilosis del olivo es que los síntomas que produce pueden confundirse en determinadas situaciones con el de otros patógenos o estreses abióticos que producen síndromes conocidos bajo el nombre de seca del olivo. Se conocen varios patógenos que pueden producir síntomas similares a V. Dahliae: Cylindrocarpon destructans, Phytophthora megasperma, P. palmivora, Pythium irregulare y Sclerotium rolfsii, entre otros.

Si se determinase qué proteínas del olivo pudieran estar sintetizándose de forma específica y sistémica como consecuencia de la infección por estos patógenos, encontraríamos bioindicadores moleculares del estado fitosanitario de la planta y sería posible desarrollar un método diagnóstico basado en la detección de dichas proteínas.
Fuentes: UCO  la noticia 

Enfermedades del Olivo: Repilo

El repilo es una enfermedad producida por el hongo Cycloconium oleaginum y está considerada como la micosis del olivo más extendida en todas las regiones de España y en la mayoría de los países olivareros. La consecuencia más importante la constituye la intensa defoliación del arbolado, con el consiguiente debilitamiento y la disminución de la productividad.

Apariencia del Repilo (Foto: P.Alonso)
El síntoma más característico es la aparición en el haz de la hoja de unas manchas circulares de tamaño variable y coloración llamativa. Inicialmente estas lesiones son de color oscuro, pero al poco tiempo se rodean de un halo amarillento y la zona central de la mancha toma una tonalidad también amarilla. Posteriormente vuelve a oscurecerse, al desarrollarse sobre ella las conidias del hongo.
Como consecuencia de estas lesiones, se produce una caída importante de hojas, lo cual se aprecia claramente en el arbolado y, sobre todo, en las ramas bajas, que son las más afectadas por la enfermedad y que pueden quedar totalmente defoliadas. Cuando la lesión está localizada en la zona peduncular del fruto, lo cual no es muy frecuente, éste cae prematuramente, acompañado de un trozo de pedúnculo.
Los periodos más frecuentes de infección son septiembre – noviembre y febrero – abril.
El ciclo evolutivo del repilo tiene cuatro fases bien diferenciadas:                                                
  • Germinación. Necesita agua libre sobre la conidia y sobre la zona de penetración en el tejido receptor y temperaturas comprendidas entre 8 y 24º C.
  • Infección. Después de la penetración se desarrollan los micelios del hongo.
  • Esporulación. La constituye la aparición en el exterior de la hoja de las conidias, que propagarán la enfermedad.
  • Diseminación. Las conidias se dispersan casi exclusivamente por la lluvia, de aquí que las excesivas infecciones tengan lugar preferentemente en sentido descendente en el árbol y que las zonas bajas sean las más afectadas.
Dada la gran importancia que tiene la elevada humedad ambiental y el agua libre en el desarrollo de la enfermedad, son recomendables aquellas medidas culturales que favorecen la aireación y reduzcan la condensación, como son las podas que eviten copas densas y muy pobladas. En zonas endémicas es recomendable la elección de las variedades menos susceptibles a la infección: Acebuche, Zorzaleña, Lechín, Picual, Hojiblanca, Manzanilla, Gordal, Cornicabra.
Tratamientos
Los momentos óptimos de tratamiento corresponden a los dos periodos clásicos del final del verano o principios de otoño y de final de invierno.
En variedades sensibles o zonas endémicas, con infecciones de repilo en verano elevado (más del 30-40% de hojas infectadas), es necesario tratar antes que se produzcan lluvias de final de verano o inicio de otoño y repetir este tratamiento en la primavera siguiente.
Si la infección de verano fuera baja (menos del 10% de hojas afectadas), el tratamiento puede demorarse hasta la aparición de nuevas manchas esporuladas en las hojas y con sólo esta aplicación suele ser suficiente para prevenir la enfermedad.
Entre los Productos fungicidas empleados como Tratamiento Preventivo están : Caldo Bordelés, Oxicloruro de Cobre (50% Cu), Oxicloruro de Cobre (37,5%) y Zineb (15%) , Oxido cuproso (50% Cu), Captan, Captafol, Ziram, Benomilo, etc.  

Una de las enfermendades mas frecuentes del olivo: Verrugas o Tuberculosis

¿Quien no ha visto nunca estas verrugas a un olivo? La tuberculosis es una enfermedad del olivo que está causada por una bacteria del orden de las Eubacteriales: Pseudomonas savastonoi

Se trata de una alteración muy extendida en el olivar español y depende mucho de la sensibilidad varietal, entre otras causas.
La bacteria penetra en el olivo a través de heridas producidas generalmente por la poda, la recolección, el granizo o las heladas. Cuando se da alguna de estas circunstancias o la combinación de ellas y una variedad es sensible, la bacteria se extiende de un modo espectacular. La propagación se hace a través del agua de lluvia, los roces de las ramas por el viento, o los instrumentos de poda, principalmente.
La tuberculosis se caracteriza por la aparición de tumores que en un principio son pequeños, blandos, lisos y de color verde. Posteriormente se lignifican y endurecen presentando una superficie irregular, rugosa y agrietada. Su tamaño, una vez alcanzado el total desarrollo, es parecido al de una avellana, y pueden estar aislados o muy próximos unos a otros.
Cuando el ataque es fuerte puede provocar el debilitamiento y secado de muchas ramas atacadas, incluso puede llegar a secarse el propio árbol.
Los olivos atacados producen frutos de  mala calidad, poca cosecha y con frecuencia los frutos caen al suelo por falta de nutrición. Los aceites obtenidos son de poco rendimiento y con sabores extraños.
Las variedades más proclives a sufrirla son Cornicabra, Verdial de Badajoz, Picudo, Manzanilla de Sevilla, Cacereña etc
Tuberculosis en tamas de olivo
TRATAMIENTOS:
Los expertos aconsejan medidas preventivas pues una vez instalada la bacteria en el olivar, su erradicación es muy cara y difícil
Para la recolección es preferible no utilizar medios traumáticos como el vareo, que produce muchas heridas. Por orden de interés estaría el vibrador, cuando se pueda, o el ordeño a mano ayudado de pequeños instrumentos no traumáticos.
Al efectuar la poda se deben dejar los olivos afectados para el final, evitando transmitir la bacteria a los árboles sanos. Los instrumentos de poda deben desinfectarse pasándolos por una llama o mediante su introducción en disoluciones concentradas de sulfato ferroso.
Un método eficaz es cortar y quemar en el mismo campo todas las ramas atacadas, preferiblemente en tiempo seco puesto que la humedad favorece la infección
Químicamente, puede tratarse con cobre, aunque no parece muy efectivo.