Nueva Zelanda, un pais joven en la producción de aceite de oliva y de aceitunas de calidad, situado en las Antípodas

Las islas que conforman Nueva Zelanda comprenden una extensión algo más pequeña (unos 30.000 kilómetros cuadrados) que Italia. Las dos islas principales se encuentran en la latitud de 35 grados sur a 47 grados sur. Ambos tienen cordilleras centrales que tienen una gran influencia sobre el clima

 En la mayoría las regiones oleícolas, las temperaturas medias diarias están entre 12 y 16 ºC y disponen de más de 2.000 horas de sol al año. La precipitación media anual está entre 500 y 1.200 milímetros. No hay demasiado riesgo de propagación de enfermedades originadas por la acción de hongos dada la influencia positiva del viento que seca muy rápidamente suelo, olivos y aceitunas después de las lluvias.
Es un país geológicamente joven. Casi todas las regiones tienen suelos ácidos (pH bajo) y bajos niveles de boro, uno de los oligoelementos esenciales para el desarrollo de olivos. Por lo tanto, en la mayor parte de los suelos del país deben  agregarse calcio y boro especialmente cuando árboles son fecundados.
Aunque en  Zelanda no hay olivos autóctonos, hay muchos ejemplos de olivos que se han propagado  a partir de los traídos al país en el siglo XIX. Estos árboles tienen una diversidad de nombres relacionados con  la  región geográfica  donde crecen y  como no hay ninguna documentación que los describe se requiere de un programa de investigación  con pruebas de ADN para establecer su verdadera identidad.
Las variedades locales más comunes tienen nombres como: Rakino; Super; J5; J1; J2; One Tree Hill; Tamaki; Motu; Bahía de fósiles; El Greco y GBO1. De estas: Rakino, J5, Super y GBO1 son las más explotadas comercialmente  en la producción de aceite de oliva virgen extra.
La variedad de Rakino  proviene de olivos que se encuentran en la isla de Rakino en el Golfo de Hauraki frente a la costa de Auckland. Requieren una  poda  importante para mantenerlos dentro de un tamaño manejable y producen una moderada cantidad de aceite de oliva de buena calidad.
En Northland y Isla Waiheke, se ha plantado ampliamente la variedad J5. ( El árbol  ‘madre’ utilizado para la propagación de J5 aún prospera en el borde del terreno pantanoso en Northland).
Hasta 1960 no se puede decir que las tentativas para el arraigo de los olivos y la producción de aceitunas y aceite de oliva tuvieran éxito. A partir estos años se importaron variedades como: Ascolano, Manzanilla, Misión y Verdale y más tarde algunas variedades de origen griego y finalmente se experimenta con la variedad Barnea.
La floración comienza a mediados de Noviembre en la zona Norte y la recolección se inicia en Abril, mientras que avanzando hacia las islas más meridionales tanto la floración como la cosecha se retrasan un mes. Por zonas se distinguen:

Northland: Los cultivares más comunes son Koroneiki, Frantoio, Leccino, Pendolino, Picual y J5

South Auckland / Bay of Plenty: Koroneiki, Manzanilla y Picual resultan las variedades más representativas.

Isla Waiheke: Por lo que se refiere a los cultivares en esta isla, los más frecuentes para la producción industrial son, bien de origen italiano y griego, como Frantoio, Leccino, Pendolino, Moraiolo y Koroneiki; bien, variedades españolas: Picual y Manzanilla, y finalmente, también es importante la variedad Barnea de Israel.

Hawkes Bay: Los cultivares italianos son los más comunes pero también hay importantes plantaciones de Barnea, Manzanilla, Koroneiki y Picual.

Wairarapa: Esta es otra de las regiones importantes de crecimiento de olivos. Hay destacadas plantaciones de variedad Barnea, así como Frantoio, Leccino y Pendolino. Koroneiki y Manzanilla.

Nelson y Marlborough: Estas son dos regiones situadas al norte de la isla del Sur y son las dos áreas más grandes y más importantes en la producción de aceitunas en Nueva Zelanda. Marlborough, fue la primera zona en Nueva Zelanda para la olivicultura ya en la década de 1990 con importantes plantaciones de Barnea, Frantoio y Leccino y con pequeños núcleos de tierra plantados con  Koroneiki. Junto con Nelson, de similar características, son las regiones vitivinícolas y de  frutales de Nueva Zelanda.

Canterbury North: Los últimos años ha visto un aumento significativo del número de olivos plantados en las zonas con microclimas específicos. Las variedades más frecuentes son: Barnea, Frantoio, Leccino y Manzanilla. Esta región es bastante calurosa aunque también puede sorprender por sus heladas.

Otago Central: Esta es la región oleícola más pequeña del país y la más difícil de predecir en cifras reales de producción ya que se trata de una zona propensa a heladas tempranas.

Debido a la industria de Nueva Zelanda no está regulada por el Gobierno, es difícil obtener cifras precisas de producción de aceitunas y aceite de oliva. Los datos han sido recopilados por la Asociación de industriales de  aceitunas  y aceite de oliva , “CLUTHA” y de oleicultores de Nueva Zelanda  (más de 400),  aunque hay muchos que no pertenecen  la Asociación.

Fuente del texto y de la imagen

Anuncios