Las industrias de aceitunas de aderezo de Almendralejo mejoran su depuración gracias a las nuevas instalaciones realizadas

balsasLas 28 empresas de aceituna de aderezo de Almendralejo, que la convierten en la ciudad española con mayor producción, han invertido 1,6 millones de euros en mejorar la depuración de las aguas residuales de sus industrias.

La mejora de la depuración de las aguas residuales de estas industrias de aderezo, que tienen un volumen de 45 millones de kilos de aceitunas, se ha hecho posible con la puesta en marcha de una nueva planta, que ha inaugurado hoy el consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía. Sigue leyendo

Anuncios

Proyecto de producción de biogás a partir de alpeorujos

En un comunicado, Azti-Tecnalia ha explicado que el proyecto ‘Value’ está coordinado por CTIC-CITA en el marco del programa europeo Interreg IV SUDOE (fondos FEDER).
El centro de investigación marina y alimentaria Azti-Tecnalia participa en la investigación europea ‘Value’ sobre la producción de biogás a partir de alperujos, y en la extracción de fibra y polifenoles de varios vegetales.
Imagen: cienciaysalud.laverdad.es/

Los resultados de la investigación se han dado a conocer en la jornada “Energía, agromateriales y nuevos alimentos a partir de subproductos vegetales, avances para la Bioeconomía”, celebrada recientemente en el Centro de la Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja, en Calahorra.

Además, ha indicado que las experiencias piloto expuestas durante la sesión mostraron cómo de los subproductos vegetales (restos de frutas y hortalizas que la industria desecha) se puede obtener fibra alimentaria que luego se incorpora a otros alimentos, pectinas para alimentación o polifenoles que sirven como antioxidantes para otros alimentos y para productos cosméticos.
Como ejemplos, se citó el cardo, del que se puede obtener fibra, y la pulpa de las ciruelas, de la que se pueden extraer pectinas. Otros casos tratados en el encuentro fueron la obtención de bioetanol a partir de residuos de mermelada o con los alperujos procedentes de las almazaras bioetanol.
Del proceso de producción de aceite pueden resultar igualmente aprovechables los huesos triturados de las aceitunas, con los que pueden fabricarse agromateriales para construcción, entre otros productos.
Azti-Tecnalia se ha encargado de la investigación del proyecto ‘Value’ sobre la producción de biogás a partir de alperujos, así como de la extracción de fibra y polifenoles de varios vegetales.
Junto con este centro participan en la iniciativa europea coordinada por CTIC-CITA, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), la Fundación CENER-CIEMAT, ASS pour l’ Environnement el la Securité en Aquitaine (APESA), el Centre d’Application et de Transfert des Agroressources (CRT CATAR-CRITT) y el Centro para a Valorizacio de Residuos (CVR).
El proyecto ‘Value’, centrado en los países del sudoeste de Europa, SUDOE (Francia, Portugal y España) y con un presupuesto de 1,2 millones de euros, continuará hasta finales de marzo con la fase de estudio de la viabilidad económica de las experiencias de revalorización que ya han demostrado viabilidad técnica.

Fuente de la noticia

Lee más

Depuración de aguas residuales de la industria del Aceite de Oliva. Proceso biológico diseñado por una empresa de Málaga (España)

La empresa malagueña Bioazul ha participado en un proyecto para la creación de un sistema de reciclado para la reutilización de las aguas de lavado de las aceitunas denominado Algatec, basado en algas y la luz del sol para descontaminar estos residuos, que consigue alcanzar la calidad de agua potable de las almazaras.

El nuevo sistema está basado en la acción conjunta de microalgas y bacterias y la capacidad de estos organismos para biodegradar los fenoles que son substratos difíciles de tratar por otros medios

Según ha indicado la coordinadora del proyecto en Bioazul, se ha conseguido calidad potable en el agua tratada sin que queden contaminantes, con un potencial de reutilización del 90 por ciento del agua que se consume en una almazara. El proyecto se ha realizado en una planta piloto instalada en la Almazara de la Cooperativa de los Desamparados de Puente Genil, en la provincia de Córdoba, y se encuentra preparada para la fase final de desarrollo, que facilite su puesta en el mercado.

Desde la empresa ahora se busca la manera de rentabilizar la inversión reduciendo los costes de inversión, operación y mantenimiento de plantas con este sistema Algatec.

Fases del Proceso

Algatec es un sistema que consta de tres fases, la primera de las cuales consiste en la filtración de las aguas, previa a la entrada en el fotobiorreactor.

Posteriormente, durante la segunda fase, se produce el tratamiento en el fotobiorreactor, un sistema de tubos transparentes, donde los microorganismos degradan la contaminació. Durante esta fase, se aprovecha la fuente de energía solar, a la vez que se captura el CO2 de la atmósfera para ser reutilizado en los procesos biológicos que ocurren dentro del sistema.

Por último, una tercera fase de post-tratamiento que se basa en filtración con membranas. El efluente del fotobiorreactor se almacena en depósitos que  luego pasa por este sistema de membranas, donde es filtrado, y cuyo resultado final es un agua de calidad potable que puede ser reutilizada.

Algatec es fruto de una investigación conjunta de los países productores de aceite de oliva de la Unión Europea, España, Grecia, Italia y Portugal, junto a Alemania, que ha aportado la experiencia tecnológica en el sistema de membranas y en los sistemas de control.

Se trata de un proyecto europeo financiado dentro del VII Programa Marco de la Comisión Europea para mejorar la eficiencia de la fabricación del aceite de oliva y reducir el impacto contaminador de su producción.

Fuente de la noticia
Mas sobre Algatec

Aguas residuales procedentes de industrias de Aceitunas de mesa

Uno de los problemas más importantes del sector aceitunero lo constituye la dificultad en el tratamiento viable de sus efluentes residuales.
En cuanto a la contaminación  de los efluentes que se generan en los procesos de tratamiento industriales a los que se someten los frutos como son:
Soluciones alcalinas tanto de lejías de cocido, aguas de lavado en aceitunas Tipo Verdes como los líquidos residuales procedentes del proceso de oxidación en medio alcalino y aguas de lavado en aceitunas Tipo Negras así como las correspondientes salmueras de fermentación, aguas de otros procesos como por ejemplo en el deshueso y  relleno…en definitiva, un cúmulo de aguas residuales.
Estas aguas residuales se generan en grandes volúmenes y contienen un alto contenido en materia orgánica poco biodegradable, así como un elevado porcentaje de sólidos en suspensión y grasas, una elevada DQO, pH ácido o alcalino (neutro si se engloban todos los efluentes). A todo esto hay que añadir que todos estos residuos tienen una elevada conductividad, debido a su alto contenido salino, y que se trata de aguas fuertemente coloreadas por los polifenoles que forman parte de la composición de los frutos.

 

Fuente: google
En busca de una solución satisfactoria
Actualmente, la forma más extendida de evitar la contaminación por estas aguas residuales son las balsas de evaporación, el único método de eliminación que no necesita el suministro de grandes cantidades de energía, ya que actúan por medio de la evaporación de las aguas, que depende de la climatología y oscila entre 5 y 10 mm al día.

La construcción de balsas de evaporación, sin embargo, no responde a las necesidades del sector, ya que la evolución de la producción va muy por delante de la capacidad de construcción de estas balsas, por lo que estas acaban por no satisfacer ni las necesidades de las empresas, ni tampoco los requerimientos medioambientales de la administración.
Además, al depender de las condiciones climatológicas, pueden provocar situaciones desastrosas.

Frente a esta situación , las propias empresas, los diferentes organismos y entidades  llevan a cabo investigaciones desde hace muchos años que tienen como objetivo reducir el volumen de las aguas residuales, o conseguir mantenerse dentro de los límites permitidos para su vertido.

En este sentido, la reutilización de soluciones y la depuración de los vertidos son los procesos en los que más se está investigando, ya sea para incorporarlos al proceso productivo u otro distinto uso (riego….) ya sea para adecuar las características físico-químicas para su posterior vertido a cauce público o a red de alcantarillado municipal.
En definitiva, la industria aceitunera necesita se sigue enfrentando a uno de sus mayores retos en el tratamiento de residuos capaces para afrontar el crecimiento del sector a coste razonablemente bajo y eliminando el perjuicio medioambiental.

 

Soluciones de sosa

 

Aguas de lavado

 

Salmueras

 

Total

 

0,5

 

1

 

0,5

 

2,0

 

1,0

 

2

 

0,5

 

4,0

 

Tipo de aceitunas

 

Verdes

 

Negras

 

(*) Volumenes de efluentes de vertido por Kg de aceituna procesado

 

Soluciones de Fermentación

 

Soluciones de sosa

 

Vertido conjunto

 

unidades

 

3,5-4,2

 

9-12,5

 

7,0-8,0

 

 

>20.000

 

1.000-2.000

 

4.000-5.000

 

mg/l

 

16.000

 

150-500

 

2.500-1.500

 

mg/l

 

2.000

 

250-2.000

 

2.000-600

 

mg/l

 

0-100

 

0-10

 

20-70

 

g/l

 

6,3

 

4,1

 

5

 

g/l

 

Parámetro

 

pH

 

DQO

 

DBO5

 

Sol Susp

 

Sal (NaCl)

 

Polifenoles

 

(**) Características de los efluentes residuales procedentes de industrias de aceitunas

La industria de aceituna de mesa consigue respaldo para iniciar su plan medioambiental

Foto: Pilar Alonso
La Administración, el sector empresarial y la industria de aceituna de mesa han firmado un convenio de colaboración para impulsar medidas medioambientales que armonicen la actividad del aderezo de aceitunas con el medio hídrico. El acuerdo rubricado aúna los esfuerzos de tres consejerías: Economía, Innovación y Ciencia; Agricultura y Pesca; y Medio Ambiente; de la Confederación de Empresarios de Andalucía y de ASEMESA y supone la antesala de la puesta en marcha de un Plan Director Medioambiental que servirá como referente para la aplicación de los compromisos adoptados.
El documento ha sido suscrito en la sede de ASEMESA por el consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila; la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera; y el de Medio Ambiente, José Juan Díaz; el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Santiago Herrero; y el presidente de la Asociación de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa, Carlos Jiménez.

El citado convenio, que ha entrado en vigor desde el momento de su firma y cuya vigencia es de tres años, asigna determinadas competencias a cada parte integrante. De esta manera, la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia fomentará la investigación científica y técnica y la implantación de nuevas tecnologías en las empresas.
Por su parte, la Consejería de Agricultura y Pesca apoyará en la regulación de los procesos de transformación agroalimentarios; la investigación, desarrollo y transferencia tecnológica; la innovación y la formación agraria.
Mientras que la Consejería de Medio Ambiente mediará en la planificación y desarrollo de modelos de gestión de residuos que minimicen su producción en origen y fomenten su reutilización y reciclado y velará por la protección y recuperación del ciclo integral del agua.

Fuente: ASEMESA