Las industrias de aceitunas de aderezo de Almendralejo mejoran su depuración gracias a las nuevas instalaciones realizadas

balsasLas 28 empresas de aceituna de aderezo de Almendralejo, que la convierten en la ciudad española con mayor producción, han invertido 1,6 millones de euros en mejorar la depuración de las aguas residuales de sus industrias.

La mejora de la depuración de las aguas residuales de estas industrias de aderezo, que tienen un volumen de 45 millones de kilos de aceitunas, se ha hecho posible con la puesta en marcha de una nueva planta, que ha inaugurado hoy el consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía. Sigue leyendo

Anuncios

Sistema de gestión de agua y Mejor Técnica Disponible para el sector de la aceituna de mesa y encurtidos

Hay empresas en España que destacan por sus mejoras tecnológicas aplicadas tanto a la producción de aceitunas como a la gestión medioambiental de sus residuos y efluentes.
En la línea del avance progresivo hacia el vertido 0, se proponen las MTDs.
Las Mejores Técnicas Disponibles (MTDs) son aquellas tecnologías relevantes, viables técnica y económicamente, que han demostrado su eficacia en un sistema productivo industrial para generar pocos residuos, reducir el uso de materias primas y fomentar su recuperación, aumentar la eficacia del consumo de energía y reducir al mínimo el impacto ambiental, entre otros avances. Y la Comisión Europea las considera referentes y guías para los diferentes sectores industriales.
Los documentos que recogen estas MTDs en el ámbito europeo son los denominados documentos BREF. Actualmente hay 31 aprobados por la Comisión Europea.
Las MTDs marcan la referencia de la Administración a la hora de otorgar la Autorización Ambiental Integrada (AAI) en el marco de la Directiva de emisiones industriales (Directiva 210/75/UE).
Uno de los proyectos que permiten a las empresas avanzar en estos resultados ha sido Recisal, un proyecto de I+D+i que ha conseguido la reutilización del agua residual de las salmueras. Mediante el empleo de últimas tecnologías de evaporación y oxidación avanzada, se aprovecha el agua regenerada en el propio proceso productivo. El residuo sólido salino tiene un uso potencial como complemento alimenticio para alimentación animal.
 El desarrollo y aplicación del sistema de tratamiento a escala semi-industrial ha logrado que por cada 1000 litros de salmuera residual se aproveche más de 900 litros de agua destilada, el 91% del agua residual, para diversos usos, y 88 Kg de sal.
El proyecto ha permitido validar el sistema propuesto desde un punto de vista ambiental, técnico y económico, por lo que se aporta una solución viable a la gestión de las salmueras generadas por la industria agroalimentaria, en sectores como la aceituna de mesa.

Nuevo sistema biotecnológico basado en la combinación de la acción de microalgas y bacterias que permitirá depurar efluentes procedentes de las almazaras.

El grupo empresarial granadino Biot, líder en biotecnología  industrial de los microorganismos  y más concretamente, una de sus empresas,  Microambiental S.L. , desarrolla productos y procesos para la descontaminación de suelos y aguas, además de procesos para la producción de nuevos biomateriales biodegradables.
Actualmente, está estudiando  un nuevo sistema biotecnológico basado en la acción de un conjunto de microalgas a través de fotobiorreactores que permite reciclar el agua procedente del lavado de las aceitunas.
El proyecto, denominado Algatec, está financiado por el VII Programa Marco para la Investigación y el Desarrollo de la Unión Europea y ha sido desarrollado en una primera fase junto a socios de España, Portugal, Grecia, Italia y Alemania, estando en la actualidad en los inicios de la segunda fase.

Foto: http://www.diariosur.es/
El sistema está enfocado en el tratamiento del agua vegetativa de las aceitunas, es decir, a efluentes líquidos obtenidos como residuales de  las industrias productoras del aceite de oliva, que hasta ahora optan por su acumulación en balsas de evaporación (se trata de un simple almacenamiento sin tratamiento).
La responsable de la Planta Piloto de Biot, con sede en el Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS) explica como gracias a la colaboración de la Universidad de Granada y de Tuscia (Italia),  en el 2014 se habrá completado la segunda fase del proyecto, y entonces, se podrá comercializar el sistema.
El proceso se basa en un conjunto de fotobiorreactores con un sistema de tubos transparentes al paso de la luz, en los que están presentes las microalgas desarrolladas por Biot y en los que se inyecta el agua. La capacidad metabólica de las microalgas permite la captura del CO2 atmosférico y la biodegradación de las sustancias fenólicas altamente contaminantes que se encuentran  presentes en las aguas de lavado de las almazaras hasta su descontaminación.
El sistema se completa por aplicación de  tecnología de filtración en un conjunto de membranas diseñadas por el Centro de Investigación de Nagref, en Grecia, y el Technology Transfer Zentrum alemán.
Una planta piloto se instalará en una cooperativa de Puente Genil, y la  otra en Peza Unión de la isla de Creta, en Grecia,
La empresa malagueña Bioazul se encarga de coordinar el proyecto Algatec, financiado por la Unión Europea en algo más de un millón de euros y se basa en un proceso patentado por el socio portugués Valorsabio que ya ha aplicado el prototipo a la depuración de aguas residuales domésticas (rector fotosintético).
De esta forma, el sistema no sólo permite recuperar el agua contaminada y reducir el consumo de agua potable en un 90%, sino también la eliminación de las balsas de aguas residuales procedentes de la producción de aceite de oliva.
Fuente de la noticia: Olimerca y Diario Sur

Proyecto de producción de biogás a partir de alpeorujos

En un comunicado, Azti-Tecnalia ha explicado que el proyecto ‘Value’ está coordinado por CTIC-CITA en el marco del programa europeo Interreg IV SUDOE (fondos FEDER).
El centro de investigación marina y alimentaria Azti-Tecnalia participa en la investigación europea ‘Value’ sobre la producción de biogás a partir de alperujos, y en la extracción de fibra y polifenoles de varios vegetales.
Imagen: cienciaysalud.laverdad.es/

Los resultados de la investigación se han dado a conocer en la jornada “Energía, agromateriales y nuevos alimentos a partir de subproductos vegetales, avances para la Bioeconomía”, celebrada recientemente en el Centro de la Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja, en Calahorra.

Además, ha indicado que las experiencias piloto expuestas durante la sesión mostraron cómo de los subproductos vegetales (restos de frutas y hortalizas que la industria desecha) se puede obtener fibra alimentaria que luego se incorpora a otros alimentos, pectinas para alimentación o polifenoles que sirven como antioxidantes para otros alimentos y para productos cosméticos.
Como ejemplos, se citó el cardo, del que se puede obtener fibra, y la pulpa de las ciruelas, de la que se pueden extraer pectinas. Otros casos tratados en el encuentro fueron la obtención de bioetanol a partir de residuos de mermelada o con los alperujos procedentes de las almazaras bioetanol.
Del proceso de producción de aceite pueden resultar igualmente aprovechables los huesos triturados de las aceitunas, con los que pueden fabricarse agromateriales para construcción, entre otros productos.
Azti-Tecnalia se ha encargado de la investigación del proyecto ‘Value’ sobre la producción de biogás a partir de alperujos, así como de la extracción de fibra y polifenoles de varios vegetales.
Junto con este centro participan en la iniciativa europea coordinada por CTIC-CITA, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), la Fundación CENER-CIEMAT, ASS pour l’ Environnement el la Securité en Aquitaine (APESA), el Centre d’Application et de Transfert des Agroressources (CRT CATAR-CRITT) y el Centro para a Valorizacio de Residuos (CVR).
El proyecto ‘Value’, centrado en los países del sudoeste de Europa, SUDOE (Francia, Portugal y España) y con un presupuesto de 1,2 millones de euros, continuará hasta finales de marzo con la fase de estudio de la viabilidad económica de las experiencias de revalorización que ya han demostrado viabilidad técnica.

Fuente de la noticia

Lee más

Se han analizados proyectos impulsados por ASEMESA para mejorar los sistemas de producción y la gestión de vertidos de la industria de la aceituna

La Consejería andaluza de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha anunciado a la Asociación de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (ASEMESA) su colaboración para desarrollar actuaciones tecnológicas y de formación en este sector.
Además apuesta por implementar acciones “más sostenibles” en la producción y en la transformación de las aceitunas para aderezo, “en particular en lo relativo a las aguas residuales”, según ha informado  un comunicado de la Junta de Andalucía.
Se han analizados proyectos impulsados por ASEMESA para mejorar los sistemas de producción y la gestión de vertidos de la industria de la aceituna de mesa, así como para minimizar el impacto ambiental de esta actividad.
ASEMESA se creó en 1920 para fomentar las exportaciones de aceituna de mesa y actualmente aglutina el 80 por ciento de las ventas al exterior de este producto. Actualmente, la componen 30 empresas, de las cuales 24 tienen sede en Andalucía, que elaboran 200.000 toneladas de aceituna propia; el resto de las empresas asociadas radican en Extremadura y en el Levante.
Andalucía cuenta con 200 empresas productoras de aceituna de mesa, el 56 por ciento del total nacional, y su producción media en las últimas cinco campañas ha superado las 420.000 toneladas, el 80 por ciento del total nacional.
En 2011, Andalucía exportó aceituna de mesa por valor de 434 millones de euros, mientras que la cifra total de España ascendió a 570 millones.
 

Aguas residuales procedentes de industrias de Aceitunas de mesa

Uno de los problemas más importantes del sector aceitunero lo constituye la dificultad en el tratamiento viable de sus efluentes residuales.
En cuanto a la contaminación  de los efluentes que se generan en los procesos de tratamiento industriales a los que se someten los frutos como son:
Soluciones alcalinas tanto de lejías de cocido, aguas de lavado en aceitunas Tipo Verdes como los líquidos residuales procedentes del proceso de oxidación en medio alcalino y aguas de lavado en aceitunas Tipo Negras así como las correspondientes salmueras de fermentación, aguas de otros procesos como por ejemplo en el deshueso y  relleno…en definitiva, un cúmulo de aguas residuales.
Estas aguas residuales se generan en grandes volúmenes y contienen un alto contenido en materia orgánica poco biodegradable, así como un elevado porcentaje de sólidos en suspensión y grasas, una elevada DQO, pH ácido o alcalino (neutro si se engloban todos los efluentes). A todo esto hay que añadir que todos estos residuos tienen una elevada conductividad, debido a su alto contenido salino, y que se trata de aguas fuertemente coloreadas por los polifenoles que forman parte de la composición de los frutos.

 

Fuente: google
En busca de una solución satisfactoria
Actualmente, la forma más extendida de evitar la contaminación por estas aguas residuales son las balsas de evaporación, el único método de eliminación que no necesita el suministro de grandes cantidades de energía, ya que actúan por medio de la evaporación de las aguas, que depende de la climatología y oscila entre 5 y 10 mm al día.

La construcción de balsas de evaporación, sin embargo, no responde a las necesidades del sector, ya que la evolución de la producción va muy por delante de la capacidad de construcción de estas balsas, por lo que estas acaban por no satisfacer ni las necesidades de las empresas, ni tampoco los requerimientos medioambientales de la administración.
Además, al depender de las condiciones climatológicas, pueden provocar situaciones desastrosas.

Frente a esta situación , las propias empresas, los diferentes organismos y entidades  llevan a cabo investigaciones desde hace muchos años que tienen como objetivo reducir el volumen de las aguas residuales, o conseguir mantenerse dentro de los límites permitidos para su vertido.

En este sentido, la reutilización de soluciones y la depuración de los vertidos son los procesos en los que más se está investigando, ya sea para incorporarlos al proceso productivo u otro distinto uso (riego….) ya sea para adecuar las características físico-químicas para su posterior vertido a cauce público o a red de alcantarillado municipal.
En definitiva, la industria aceitunera necesita se sigue enfrentando a uno de sus mayores retos en el tratamiento de residuos capaces para afrontar el crecimiento del sector a coste razonablemente bajo y eliminando el perjuicio medioambiental.

 

Soluciones de sosa

 

Aguas de lavado

 

Salmueras

 

Total

 

0,5

 

1

 

0,5

 

2,0

 

1,0

 

2

 

0,5

 

4,0

 

Tipo de aceitunas

 

Verdes

 

Negras

 

(*) Volumenes de efluentes de vertido por Kg de aceituna procesado

 

Soluciones de Fermentación

 

Soluciones de sosa

 

Vertido conjunto

 

unidades

 

3,5-4,2

 

9-12,5

 

7,0-8,0

 

 

>20.000

 

1.000-2.000

 

4.000-5.000

 

mg/l

 

16.000

 

150-500

 

2.500-1.500

 

mg/l

 

2.000

 

250-2.000

 

2.000-600

 

mg/l

 

0-100

 

0-10

 

20-70

 

g/l

 

6,3

 

4,1

 

5

 

g/l

 

Parámetro

 

pH

 

DQO

 

DBO5

 

Sol Susp

 

Sal (NaCl)

 

Polifenoles

 

(**) Características de los efluentes residuales procedentes de industrias de aceitunas

La Junta de Andalucía da luz verde al aprovechamiento de los efluentes de las almazaras como fertilizantes agrícolas

SEVILLA, 11 (EUROPA PRESS)Los efluentes líquidos de las almazaras y de los centros de compra de aceituna, hasta ahora considerados como residuos, podrán utilizarse en Andalucía como fertilizantes de suelos agrícolas bajo condiciones técnicas de aplicación, según se recoge en un decreto aprobado por el Consejo de Gobierno, que permite por primera vez el aprovechamiento controlado de estos subproductos, ricos en nutrientes de potasio y constituidos fundamentalmente por aguas de lavado de aceituna y de aceite de oliva.

Tras la reconversión de las almazaras andaluzas al sistema de dos fases, la actividad extractiva del aceite de oliva virgen tan sólo genera actualmente estas aguas de lavado, que según la Directiva Europea de Residuos pueden considerarse susceptibles de utilización siempre y cuando se regule esta posibilidad.

El decreto del Gobierno andaluz proporciona así la necesaria cobertura legal, determinando tanto el volumen que puede ser aprovechado como las zonas de aplicación y las condiciones para ello, en cumplimiento de la Ley de Aguas de Andalucía.

En cuanto al primero de estos aspectos, la cantidad no deberá superar los 50 metros cúbicos por hectárea y año, con aplicaciones que evitarán escorrentías superficiales, lixiviaciones e invasiones del nivel freático.

Como áreas de exclusión, la norma fija las situadas a menos de 500 metros respecto a núcleos urbanos, de 100 metros respecto de los cauces fluviales y de otros 100 de las zonas de servidumbre de protección del dominio público marítimo-terrestre, salvo que la aplicación se realice mediante fertirrigación.

Por su parte, las condiciones técnicas deberán ser justificadas a través de planes de gestión autorizados previamente por la Consejería de Agricultura y Pesca. Estos planes, cuyo contenido mínimo se desarrollará reglamentariamente, incluirán información técnica y analítica sobre efluentes, suelos receptores, sistemas técnicos y calendarios.

Asimismo, será necesario el consentimiento previo de las personas titulares tanto de los terrenos como de los sistemas de riego, en el caso de que estos últimos se utilicen para las aplicaciones. El decreto establece un plazo máximo de seis meses para la resolución de las solicitudes.

Foto: kampoverde.com

 

CONTROLES ADMINISTRATIVOS

La Consejería de Agricultura y Pesca verificará mediante controles administrativos y sobre el terreno el cumplimiento de los planes de gestión e informará a la Consejería de Medio Ambiente de cualquier hecho que pudiera considerarse constitutivo de infracción administrativa en materia de protección ambiental.

El quebrantamiento de las condiciones técnicas y de los planes de gestión podrá suponer la revocación de la autorización, sin perjuicio de las sanciones correspondientes que pueda imponer Medio Ambiente y que oscilarán entre 600 y el millón de euros.

La utilización de las aguas de proceso de las almazaras contribuirá a restituir al suelo parte de las extracciones de nutrientes provocadas por los cultivos, generando así un ahorro de insumos agrícolas.

Se ensaya en Andalucía el efecto antiplaguicida del agua de las aceitunas en los cultivos

Un grupo de investigadores del Instituto de la Grasa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Centro Las Torres-Tomejil del Instituto de Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) han demostrado en ensayos controlados la eficacia del agua procedente del tratamiento de aceitunas verdes y negras en la lucha contra bacterias y hongos patógenos de plantas.
En una nota, Andalucía Innova indica que los resultados de este trabajo aparecerán publicados en la revista ‘Food Chemistry’. El trabajo, titulado ‘Olive glutaraldehyde-like compounds against plant pathogenic bacteria and fungi’ ha determinado las diferentes capacidades de las aguas según el tipo de aceituna, verdes o negras.

Para el investigador responsable de este proyecto, Manuel Brenes, “las soluciones acuosas generadas durante la elaboración de aceitunas de mesa (lavado o conservado, entre otros) constituyen un problema medioambiental muy importante. Sin embargo, poseen también una elevada actividad antimicrobiana que puede ser aprovechada en la agricultura”.
Así, según el estudio, los residuos líquidos procedentes de la conservación de las aceitunas negras mostraron una gran actividad bactericida frente a ‘Erwinia’, ‘Clavibacter’, ‘Agrobacterium’ y ‘Pseudomonas’, y fungicida frente a especies de ‘Phytophthora’, ‘Colletotrichum’, ‘Alternaria’, ‘Botrytis’ y ‘Pestalotiopsis’.

Fuente: http://www.20minutos.es/