Uso de biomasa procedente de huesos de aceitunas frente al uso del gasoleo de calefacción tradicional.

En una campaña media se producen en España cerca de seis millones de toneladas de aceituna, que está formada en un 15-25% por hueso. Entre las industrias de aderezo y las extractoras de aceite de oliva, que deshuesan la mayor parte de la aceituna que procesan, se obtienen cada año unas 500.000 toneladas de hueso de aceituna, un subproducto del olivar que ha emergido en los últimos tiempos como reclamo para la generación de energía eléctrica y biomasa térmica.
El hueso de aceituna es un combustible de unas características excelentes por su elevada densidad y un alto poder calorífico. De ahí que cada vez están cobrando más importancia los usos en el sector doméstico y residencial para suministro de agua caliente sanitaria y calefacción.
Jaén es la provincia olivarera española por excelencia y portanto, lidera el uso de energía térmica proveniente de la biomasa, con el 26% del consumo total de Andalucía (que suponen 158,52 kilotoneladas de biomasa) y más de 4.000 instalaciones de biomasa para usos térmicos (el 20% del total andaluz). Una de las últimas industrias de este tipo en entrar en servicio es la planta de biomasa de Probiosur, en Baeza, conformada por Aceites del Sur, Coosur —que aportará el hueso de aceituna— y por García-Munté Energía, firma con una amplia trayectoria en el ámbito de las renovables, que se encargará de la comercialización de un combustible destinado básicamente a uso térmico. La capacidad de procesamiento es de unas 50.000 toneladas al año de hueso de aceituna, que una vez procesadas equivaldrán a 40.760 toneladas/año de producto de hueso limpio y seco dispuesto para su comercialización. La inversión ha superado el millón de euros, el 25% a través de una subvención de la Junta de Andalucía.
Fuente de la noticia: http://economia.elpais.com/

 

Analizando la rentabilidad del hueso de aceituna seco respecto del gasóleo de calefacción, ésta, dependerá de los precios actualizados de ambos combustibles y de la disponibilidad y cercanía del suministrador del hueso de aceituna como deduzco a continuación.
El poder calorífico del gasóleo de calefacción (9.950 Kcal/Kg) es prácticamente el doble del poder calorífico del hueso de aceituna (4.700 Kcal/litro) (siempre que la humedad del hueso sea igual o inferior al 10%), lo que significa que se necesitan 2 Kgs de hueso seco por cada litro de gasóleo para conseguir el mismo efecto calorífico.
Si  el precio del hueso de aceitunas actualizado oscila entre los 0,44 y los 0,97 €/Kg, dependiendo del peso relativo del transporte del hueso y el precio actualizado a día de hoy del gasóleo de calefacción es 1,07 €/litro, la rentabilidad puede ser positiva o negativa.
Por otra parte, hay otras ventajas e inconvenientes, que indiscutiblemente son dignas de tener en cuenta a la hora de decidir la inversión de una caldera de uno u otro tipo.

Por lo que se refiere al uso de orujillo, que contiene pulpa de aceituna, su poder calorífico es 3.900 Kcal/Kg, menor que el del hueso de aceitunas, pero su precio, también es más barato aunque muy variable, por lo que no se dispone de precios actualizados para comparar; es bastante habitual en calderas de uso industrial; su desventaja radica  en su residuo en cenizas de 4.58%, dando lugar a mayor producción de escorias en las calderas.

 

Anuncios

I+D a base de subproductos de las aceitunas: Elaboran pantallas acústicas con huesos calcinados en su composición.

Se trata de la fabricación de pantallas acústicas preparadas a base de huesos de aceitunas enteros y calcinados con un comportamiento óptimo en los ensayos realizados tanto a nivel acústico  como a su resistencia física-mecánica.
 
Los  huesos enteros previamente calcinados se mezclan con el principal componente (grava, arena..) y su  composición se optimiza en función de la absorción acústica que se pretenda conseguir consiguiéndose un amplio catálogo de absorción de ruidos (productos personalizados) según las distintas bandas de frecuencias de los mismos.
El resultado que representa esta  innovación supone una nueva aplicación para un subproducto de las industrias de aceitunas de mesa, (que han de eliminar los huesos para la mayoría de las preparaciones comerciales: Aceitunas deshuesadas, rodajas, rellenas, gajos, mitades….).
 
El proyecto se ha desarrollado a la colaboración de la Universidad Politécnica de Valencia junto con la empresa Precón S.A. Noticia completa + video.
 
Los huesos de aceitunas tienen varias aplicaciones industriales ya muy conocidas y puestas en práctica. Entre las más expendidas:
  • Obtención de aceite (de oliva), de la semilla que contiene el hueso en su interior.
  • Posteriormente enriquecidos como alimento para aves.
  • Por su alta porosidad se utiliza como materia prima en la preparación de carbones activos.
  • Por su buena capacidad calorífica, como biomasa o biocombustible en calderas.
  • En aplicaciones para la construcción.
 
 
 
 

Biomasa procedente subproductos sólidos del olivar y de las industrias de aceitunas y de aceite de oliva

Esta tecnología consiste en el aprovechamiento energético de la materia orgánica de mediante su uso en calderas de combustión de alto rendimiento y que supone ahorros económicos importantes respecto de las instalaciones que emplean otros combustibles convencionales. En las instalaciones de biomasa se aprovechan residuos como el hueso de aceituna, residuos de poda, cáscaras de almendra, mezclados con recortes de la industria maderera y del mueble, entre otros, lo que permite valorizar los mismos frente a combustibles de origen no renovable como el gas o el gasóleo.

Los huesos de aceituna secos y triturados son un potente biocombustible, con un poder calorífico que aumenta considerablemente su rentabilidad  frente a otros preparados de biomasa que podemos comprar. Aproximadamente, 10 kilos de huesos de aceitunas tienen el mismo poder calorífico que 5 litros de gasoil, y a su vez, el precio del kilo de huesos de aceituna oscila entre los 5 y 8 céntimos al por mayor, por lo que una caldera de gasoil que consume 5 litros al día suponen unos 5’50 euros (si no es gasoil agrícola), mientras que una caldera de biomasa con huesos de aceituna saldría por unos 0’60 euros aproximadamente, 10 veces más económico, y eliminando el factor altamente contaminante de la combustión de gasoil. Para comprar huesos de aceituna triturados podemos hacerlo fácilmente a través de Internet, con precios muy competitivos y envío a domicilio de toda la cantidad que necesitemos.

El orujillo y los huesos de aceitunas vienen siendo utilizados mayoritariamente por industrias agroalimentarias, pero su uso es prácticamente inexistente a nivel doméstico.

El orujillo es el producto residual resultante del proceso de extracción del orujo de dos fases, y no es un residuo propiamente dicho, sino un subproducto ya que, debido a su buen comportamiento como combustible, se utiliza en los secaderos de las propias extractoras o se vende a otras industrias para su empleo en calderas.

Igualmente, el hueso de aceituna procedente de la almazara o de las industrias de aderezo, se emplea principalmente en las industrias extractoras de aceite de orujo, y posteriormente se utiliza como combustible en los propios secaderos, al igual que el orujillo.
El precio de estas materias es muy variable dependiendo de la campaña del aceite, pero normalmente el precio de orujillo oscila entre los 18 y 42 Euros/tonelada; mientras que el hueso de aceituna aumenta considerablemente el precio, situándose en un margen de 30 a 70 Euros/tonelada, según campaña.

Como ejemplo de gran instalación que utiliza este tipo de biomasa, en Cañete de las Torres (Córdoba) se ha proyectado una planta industrial que incorpora el innovador Sistema Kurata, un novedoso proceso para la producción de biocarburantes a partir de residuos con contenido en carbono e hidrógeno. A través del mismo se obtiene gasolina, queroseno y gasoil de materias primas como biomasa residual, aceites industriales usados, bunker C, plásticos y otras muchas materias con carbono e hidrógeno, de forma rentable y eficiente, a nivel económico y medioambiental.

En esta planta que es la primera instalación industrial en el mundo en utilizar este sistema, se podrán valorizar anualmente 30.000 toneladas de orujillo de aceituna, un residuo que se produce en grandes cantidades en la zona; aunque el sistema permite utilizar cualquier tipo de biomasa.

Fuente
Foto y artículo

Planta pionera cordobesa hará biocombustible a partir de desecho de aceituna

Cañete de las Torres (Córdoba), 18 mar (EFE).- La primera planta industrial del mundo en utilizar el sistema Kurata, un novedoso proceso para obtener biocarburante a partir de residuos de aceitunas que se acaba de innagurar tendrá una producción de 10.000 toneladas al año.
Esta planta, que se ubica en Cañete de las Torres (Córdoba), es la primera del mundo en utilizar este sistema japonés y la primera planta comercial de biocarburantes de segunda generación que se construye en España.
El sistema Kurata es un proceso que sintetiza, de forma catalítica, sustancias con contenido de carbono e hidrógeno en combustibles líquidos como la gasolina, el diesel, el queroseno o la nafta, de forma limpia, ecológica, rápida y rentable.

Orujillo de aceituna (Foto: orzeoliva.com)

En concreto, esta novedosa técnica aplicada en la planta industrial de Cañete de las Torres permite convertir en biocarburante el residuo de orujillo (desecho de la aceituna) que se produce en la zona de Córdoba.
Concretamente, la planta tiene una capacidad de producción de biocarburantes de 10.000 toneladas al año, utilizando como materia prima 30.000 toneladas de orujillo de aceituna.
El sistema está desarrollado por un grupo de empresas pertenecientes de manera mayoritaria al Grupo Torres que representa Juan Torres, presidente de la sociedad matriz propietaria de los derechos de distribución en exclusiva del sistema Kurata en Europa y América.
El Grupo Torres ha invertido más de 50 millones de euros en este sistema y 14 millones en la planta de Cañete de las Torres, que ha tardado en construirse siete meses.
La fábrica ha sido financiada con fondos de Cardiles Oil Company S.L. con ayudas de la Agencia Andaluza de la Energía y del Ministerio de Industria.
El Grupo Torres tiene previsto abrir en otoño dos plantas similares a la de Cañete de las Torres en Barajas de Melo (Cuenca) y en Estoil (Almería), además de en Ecuador y Florida, según ha indicado hoy Juan Torres en la inauguración de la planta, a la que ha asistido, además de la ministra, el consejero delegado de Cardiles Oil Company S.L., Julio Torre, y el alcalde de la localidad, Diego Hita.     EFE