Breve reseña sobre el pasado y el presente del cultivo de aceitunas en Sudáfrica

En relación con Europa y el Mediterráneo, la historia de la olivicultura en Sudáfrica muy joven. Jan van Riebeeck plantó los primeros dos olivos cultivadas en el Cabo en su granja en 1661. Sin embargo, el fruto del olivo no fue aprovechado durante otros 200 años.En 1907 un agricultor de Paarl recibió una medalla de oro al “mejor aceite de oliva producido en el Imperio Británico” en el Salón de Londres. La industria de la aceituna luego comenzó a desarrollarse bajo las instrucciones del inmigrante italiano, Ferdinando Costa, que imporó y propagó  olivos de distintos  cultivares.

Desde entonces, el crecimiento ha sido exponencial y hoy hay en Sudáfrica más de 300 olivareros y productores  de aceites de oliva de Sudáfrica que son  comparados  muy favorablemente con los mejores del mundo como lo demuestran numerosos premios internacionales recibidos.

En contraste con países tradicionalmente consumidores de aceite de oliva, donde el consumo per cápita de aceite de oliva oscila entre 12 – 24 L, el promedio de Sudáfrica es de 80 ml ​​(0,08 L) . Esto pone de relieve la enorme oportunidad de crecimiento y expansión en este país. El consumo total de Sudáfrica es de + -3,5 millones de litros, de los cuales la producción local es actualmente inferior al 20%.

En cuanto a las variedades que se cultivan en Sudáfrica  para Aceitunas de mesa tenemos las siguientes:

Arauco: Variedad autóctona Argentina aunque es de origen español. Un árbol muy resistente que puede soportar altas temperaturas y condiciones de sequía. Es especialmente tolerante a suelos salinos, pero sensible a bajas temperaturas. Las aceitunas reaccionan muy bien procesada tanto en verde como en negro con aspecto muy similar a Kalamata.

Barouni: originaria de Túnez, aunque se ha plantado poco en Sudáfrica. Tiene un contenido de aceite muy bajo. Procesado en estilo español, estas aceitunas presentan un aspecto magnífico, sin embargo no son apropiadas para su procesado como negras naturales.

Bella de España: También conocida como Gordal Sevillana o Sevillano, se encuentra principalmente en la provincia de Sevilla, en España, y se ha plantado ampliamente en los EE.UU,  en Sudáfrica,  la aceituna es muy demandada sobre todo por su tamaño. Es muy delicada de prceso y hay que poner atención por su rápida pérdida de textura.

Cerignola: Frutos excepcionalmente grandes, de ahí su demanda, su forma es elipsoidal con una punta pronunciada en la parte inferior de la oliva – de ahí el nombre dado a esta variedad en Australia. Se procesa al estilo español como  aceituna verde. Cuando está totalmente madura adquiere un color marrón.

Gordal: Esta variedad que es originaria en España, tampoco se ha plantado extensamente en Sudáfrica, con ellas se preparan unas maravillosas aceitunas verdes estilo español.

Kalamata: Este nombre ha sido adoptado por la variedad Kalamon griega que se cultiva principalmente en el sur del Peloponeso en Grecia. Es la segunda variedad mas cultivada en Grecia (después de la variedad Conservolea) y constituye un punto de referencia como aceituna negra natural.. La demanda de esta variedad está creciendo internacionalmente. Las aceitunas se cosechan cuando están maduros, se procesan ​​de forma natural en salmuera y la carne mantiene su textura firme característica.

Manzanilla: Es una de las más ampliamente cultivadas en España y además también lo es en Sudárica. Se considera la variedad por excelencia para la preparación de aceitunas verdes, y aunque con la madurez, se ablandan los frutos, sin embargo la gama de coloración desde el rosa al vileta, junto con su carnosidad, hacen que sea muy apreciada también como negra natural.

Misión: Es la variedad de olivo más antiguo establecido en California, introducido desde Méjico. Ampliamente cultivada en Sudáfrica a menudo como un olivo de doble propósito. A pesar de que madura muy tarde, el fruto se mantiene firme en su madurez y es ideal para el procesamiento en negro. Muy aceptable su producto como aceitunas negras naturales.
Ascolana: Esta variedad no se cultiva mucho en Sudáfrica por sus necesidades de suelos y riego. Sus frutos también se procesan como aceitunas verdes estilo español.

Entre las variedades aceiteras se pueden citar:

Koroneiki, Barnea, Coratina, Frantoio, Leccino, Arbequina y Hojiblanca(las habituales)

Anuncios

Nueva Zelanda, un pais joven en la producción de aceite de oliva y de aceitunas de calidad, situado en las Antípodas

Las islas que conforman Nueva Zelanda comprenden una extensión algo más pequeña (unos 30.000 kilómetros cuadrados) que Italia. Las dos islas principales se encuentran en la latitud de 35 grados sur a 47 grados sur. Ambos tienen cordilleras centrales que tienen una gran influencia sobre el clima

 En la mayoría las regiones oleícolas, las temperaturas medias diarias están entre 12 y 16 ºC y disponen de más de 2.000 horas de sol al año. La precipitación media anual está entre 500 y 1.200 milímetros. No hay demasiado riesgo de propagación de enfermedades originadas por la acción de hongos dada la influencia positiva del viento que seca muy rápidamente suelo, olivos y aceitunas después de las lluvias.
Es un país geológicamente joven. Casi todas las regiones tienen suelos ácidos (pH bajo) y bajos niveles de boro, uno de los oligoelementos esenciales para el desarrollo de olivos. Por lo tanto, en la mayor parte de los suelos del país deben  agregarse calcio y boro especialmente cuando árboles son fecundados.
Aunque en  Zelanda no hay olivos autóctonos, hay muchos ejemplos de olivos que se han propagado  a partir de los traídos al país en el siglo XIX. Estos árboles tienen una diversidad de nombres relacionados con  la  región geográfica  donde crecen y  como no hay ninguna documentación que los describe se requiere de un programa de investigación  con pruebas de ADN para establecer su verdadera identidad.
Las variedades locales más comunes tienen nombres como: Rakino; Super; J5; J1; J2; One Tree Hill; Tamaki; Motu; Bahía de fósiles; El Greco y GBO1. De estas: Rakino, J5, Super y GBO1 son las más explotadas comercialmente  en la producción de aceite de oliva virgen extra.
La variedad de Rakino  proviene de olivos que se encuentran en la isla de Rakino en el Golfo de Hauraki frente a la costa de Auckland. Requieren una  poda  importante para mantenerlos dentro de un tamaño manejable y producen una moderada cantidad de aceite de oliva de buena calidad.
En Northland y Isla Waiheke, se ha plantado ampliamente la variedad J5. ( El árbol  ‘madre’ utilizado para la propagación de J5 aún prospera en el borde del terreno pantanoso en Northland).
Hasta 1960 no se puede decir que las tentativas para el arraigo de los olivos y la producción de aceitunas y aceite de oliva tuvieran éxito. A partir estos años se importaron variedades como: Ascolano, Manzanilla, Misión y Verdale y más tarde algunas variedades de origen griego y finalmente se experimenta con la variedad Barnea.
La floración comienza a mediados de Noviembre en la zona Norte y la recolección se inicia en Abril, mientras que avanzando hacia las islas más meridionales tanto la floración como la cosecha se retrasan un mes. Por zonas se distinguen:

Northland: Los cultivares más comunes son Koroneiki, Frantoio, Leccino, Pendolino, Picual y J5

South Auckland / Bay of Plenty: Koroneiki, Manzanilla y Picual resultan las variedades más representativas.

Isla Waiheke: Por lo que se refiere a los cultivares en esta isla, los más frecuentes para la producción industrial son, bien de origen italiano y griego, como Frantoio, Leccino, Pendolino, Moraiolo y Koroneiki; bien, variedades españolas: Picual y Manzanilla, y finalmente, también es importante la variedad Barnea de Israel.

Hawkes Bay: Los cultivares italianos son los más comunes pero también hay importantes plantaciones de Barnea, Manzanilla, Koroneiki y Picual.

Wairarapa: Esta es otra de las regiones importantes de crecimiento de olivos. Hay destacadas plantaciones de variedad Barnea, así como Frantoio, Leccino y Pendolino. Koroneiki y Manzanilla.

Nelson y Marlborough: Estas son dos regiones situadas al norte de la isla del Sur y son las dos áreas más grandes y más importantes en la producción de aceitunas en Nueva Zelanda. Marlborough, fue la primera zona en Nueva Zelanda para la olivicultura ya en la década de 1990 con importantes plantaciones de Barnea, Frantoio y Leccino y con pequeños núcleos de tierra plantados con  Koroneiki. Junto con Nelson, de similar características, son las regiones vitivinícolas y de  frutales de Nueva Zelanda.

Canterbury North: Los últimos años ha visto un aumento significativo del número de olivos plantados en las zonas con microclimas específicos. Las variedades más frecuentes son: Barnea, Frantoio, Leccino y Manzanilla. Esta región es bastante calurosa aunque también puede sorprender por sus heladas.

Otago Central: Esta es la región oleícola más pequeña del país y la más difícil de predecir en cifras reales de producción ya que se trata de una zona propensa a heladas tempranas.

Debido a la industria de Nueva Zelanda no está regulada por el Gobierno, es difícil obtener cifras precisas de producción de aceitunas y aceite de oliva. Los datos han sido recopilados por la Asociación de industriales de  aceitunas  y aceite de oliva , “CLUTHA” y de oleicultores de Nueva Zelanda  (más de 400),  aunque hay muchos que no pertenecen  la Asociación.

Fuente del texto y de la imagen

Cultivo de olivos y variedades de aceitunas de México

Mapa de México (mundimapas.com)

Inicialmente, el olivo fué introducido en México por misioneros españoles franciscanos y jesuitas, siendo establecidas las primeras plantaciones de la variedad Mision en las zonas de Sonora y Chihuahua en el siglo XVII.
Los olivares mexicanos mas antiguos distribuidos por el territorio tienen una edad de entre 100 y 400 años, aunque a comienzos del pasado siglo, en 1920, con el  resurgimiento de la olivicultura sobretodo en la zona de Baja California se llevaron a cabo importantes plantaciones de otras variedades traidas de España y destinadas al aderezo como aceitunas de mesa:  Manzanilla y Gordal Sevillana.
Con el tiempo, se ampliaron las variedades existentes hasta entonces con Ascolana y Borouni de origen italiano y que se caracterizan por ser como las españolas de gran tamaño y de excelente relación pulpa/hueso. Estas aceitunas son muy apreciadas por el mercado norteamericano que constituye su mercado más importante.
En cuanto a la producción de aceitunas para aceite:
Se introdujeron otras variedades como Arbequina (española) y Frantoio y Pendolina (italianas) y en la zona de Caborca se plantaron diferentes subvariedades procedentes de la española Nevadillo.
La mayor parte de estas variedades enumeradas son”mejoradas”, es decir, adaptadas para su cultivo en México.

Olivos mexicanos (Aceiteoliva.com)

Más tarde, y debido al aumento de la producción de aceitunas “aceiteras”y a la escasez de industrias para procesar toda la capacidad cosechada cada año para aceite con garantías de calidad, desde 1950 al 2000 se arrancaron alrededor del 80% de los árboles más viejos y de las variedades más antiguas que eran las que daban aceitunas más pequeñas, dejando las variedades de aceitunas las más grandes de tamaño para las industrias de aderezo y algunas de las más rentables y de mejor calidad de las pequeñas destinadas como materia prima de aceite de oliva.
Parece que últimamente se están ensayando nuevas variedades de origen italiano como Coratina, Leccino…

La superficie de aceitunas cultivadas en México, ha pasado de 5.433 ha en 1990 a 6.557 ha en 2000. El cultivo de aceitunas en México no es muy rentable, ni muy estable, difícilmente supera las 3000 ton/ha.
Las zonas productoras por orden de importancia son:  Sonora, y Baja California, seguidas a distancia de Jalisco, Hidalgo y otros.
La mayor parte de las aceitunas de mesa se exportan en fresco y de las aderezadas son las Verdes estilo Español.

Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de México