La recolección de aceitunas de mesa en España, sigue dando que hablar

Asemesa, por boca de su gerente, pasa de las “matizaciones” a las declaraciones formales, sobre el presente y el futuro del sector en España.
Las industrias de Aceitunas de mesa españolas, también tendrían que reflexionar sobre situaciones que ellas mismas también han creado y de las que son responsables. Tampoco se puede escurrir totalmente el bulto y todos los problemas vienen de fuera. Esta también es mi opinión.
Ultimas declaraciones
Anuncios

Los agricultores sevillanos lanzan un SOS para el olivar

Foto: El Diario de Sevilla
Uno de los productos más representativos de Sevilla, la aceituna de mesa, afronta una situación de asfixia que condena a la desaparición de un creciente número de explotaciones. Sevilla, con 250.000 toneladas, es la primera provincia productora, al concentrar alrededor del 60% de la producción nacional y el 75% en el ámbito andaluz. Los bajos precios impuestos al agricultor por el mercado y el descenso en el consumo “obligan a que cada día uno o dos agricultores se vean obligados a echar el cierre”, según declaraciones de algunos de los representantes las organizaciones agrarias.Para reivindicar este cultivo emblemático en la provincia de Sevilla, la organización agraria repartió ayer 5.000 kilos de aceitunas en Sevilla para lanzar un SOS a la Consejería de Agricultura y llamar la atención de los industriales y distribuidores ante el futuro incierto. En la cadena de comercialización de este producto, el primer eslabón, el agricultor, es el más débil: por cada kilo de aceituna que produce pierde de media 20 céntimos, mientras que el industrial, que procesa el producto, gana 20 céntimos; y el distribuidor, que son las grandes superficies, gana otros 27.

“Los precios son muy bajos, incluso más bajos que hace 15 años, y sin embargo el coste de producción se ha encarecido en este periodo hasta un 70%”, comentó José Vázquez, técnico en Asaja especializado en este cultivo. La organización agraria advierte además de la destrucción de empleo: este sector supone un millón y medio de jornales en la provincia al año y emplea a 45.000 personas. En el ámbito estatal, en la última década 6.500 olivareros de verdeo han tenido que abandonar el sector.

Junto a los bajos precios impuestos a los agricultores, la disminución del consumo también afecta de manera muy negativa a los olivares de verdeo, tanto en los restaurantes que han visto disminuir el número de clientes; como los hogares, ya que las familias están dejando de incluir este producto en la cesta de la compra debido, entre otras causas, a la crisis.

Incentivar el consumo, reclamar a la Consejería de Agricultura un plan de reestructuración del sector y exigir mecanismos para regular los precios son varias de las reivindicaciones de este sector, que ya acumula varios años de crisis. En estos momentos, el agricultor gana alrededor de 0,42 euros el kilo de aceitunas, mientras que el coste para el consumidor se multiplica hasta por 15.

A menos de quince días del inicio de la recolección de Aceitunas de mesa

En la comunidad andaluza, las variedades de manzanilla y hojiblanca tienen un aforo de cosecha media igual al de los últimos cinco años pero con una buena calidad y un stock superior a la media. Esta campaña se presenta con los precios en origen hundidos totalmente (COAG ha afirmado que la aceituna se paga a precios similares a los que se obtenían hace 35 años). Por otro lado, el aforo de la variedad gordal es una cosecha baja y un stock casi inexistente y los precios se presentan por encima de los costes de producción.
   Ante la “situación crítica de precios en origen”, la Interprofesional del sector, Interaceituna, tiene prevista una reunión a principios del mes de septiembre en la que COAG propondrá diversas actuaciones para resolver este grave problema, entre las que se encuentran la puesta en marcha de contratos tipo, la mejora de prácticas en la cadena de valor, acciones destinadas a la mejora de la calidad de la aceituna o la no comercialización de segundas calidades.
En general, el sector de la aceituna de mesa aporta más de 940 millones de euros a la producción final agraria. Se concentra principalmente en la provincia de Sevilla, donde con 85.000 hectáreas se producen cerca de 300.000 toneladas (el 75 por ciento del total andaluz).
En Utrera, (Sevilla), donde se cultiva gran parte de la producción de variedad Gordal, una de las más precoces de España también se hacen eco de estas noticias