Se investiga en Córdoba (España) la mejora de variedades de olivo resistentes a la Verticilosis

La Verticilosis del olivo, causada por el hongo Verticillium dahliae Kleb., es el problema fitosanitario más importante del olivar en la actualidad. Por ello, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA) está desarrollando una línea de trabajo con el objetivo de obtener a medio plazo nuevas variedades de olivo con altos niveles de resistencia a dicha enfermedad. En este objetivo trabaja un equipo multidisciplinar compuesto por investigadores del Área de Mejora y Biotecnología de Cultivos y del Área de Protección de Cultivos del Centro “Alameda del Obispo” del IFAPA en Córdoba. Por un lado se están evaluando nuevos genotipos procedentes de cruzamientos entre variedades cultivadas resistentes y otras con buenas características agronómicas, con la idea de seleccionar descendientes que integren las características de ambos padres. También se está evaluando la resistencia a la enfermedad en material de origen silvestre (acebuches) recolectado de distintas zonas de España, algunas de ellas localizadas próximas a áreas de elevada incidencia de la enfermedad.

Para determinar el nivel de resistencia a la enfermedad de estos descendientes de cruzamientos y acebuches se realizan experimentos de inoculación artificial en cámara de cultivo con ambiente controlado. Los resultados obtenidos hasta la fecha han permitido identificar algunos nuevos genotipos con altos niveles de resistencia al desarrollo de síntomas de Verticilosis. Veinte de los genotipos evaluados se han clasificado como resistentes o altamente resistentes a la enfermedad. En su mayoría se trata de genotipos provenientes de polinización libre o cruzamientos entre algunas de las variedades con mayor nivel de resistencia conocido, tales como ‘Changlot Real’, ‘Dolce Agogia’, ‘Empeltre’ y ‘Frantoio’. También entre el material silvestre evaluado se han seleccionado genotipos interesantes por su nivel de resistencia a la enfermedad.
La siguiente fase consiste en la comprobación de la resistencia de los genotipos seleccionados en condiciones de infección natural en campo. Para ello, se ha establecido este año un primer campo de ensayo en colaboración con agricultores en una finca del término municipal de Lahiguera (Jaén), que presentaba altos niveles de enfermedad. Este ensayo permitirá comprobar el comportamiento agronómico y nivel de resistencia a verticilosis en condiciones de cultivo. Para completar esta última etapa, se pretende contar con la colaboración de más empresas y agricultores del sector que estén interesados en comprobar la utilidad de estos nuevos materiales en condiciones reales de campo. En la actualidad se dispone de material propagado de todos los genotipos clasificados como resistentes a la enfermedad, por lo que todas aquellas personas interesadas en participar en los ensayos de campo pueden contactar con el equipo investigador del centro Alameda del Obispo del IFAPA.

 

En resumen, los trabajos en marcha pretenden dar respuesta a algunas de las demandas urgentes del sector del olivar en relación con la problemática de la Verticilosis del olivo. La confirmación en campos de ensayo de los resultados obtenidos permitirá a medio plazo disponer de nuevas variedades con buen comportamiento agronómico y altos niveles de resistencia a la verticilosis.

Anuncios

Un hongo, el Verticillium dahliae, ha protagonizado el día de hoy en el Rectorado de la Universidad de Córdoba.

Agricultores, empresarios e investigadores, reunidos por la Interprofesional del aceite de oliva en una jornada técnica, han analizado los últimos avances en la lucha contra la enfermedad provocada por el Verticillium dahliae : la verticilosis, a la que los parecen estar estrechando el cerco.
Concretamente, esta mañana se han expuesto los avances logrados por 4 proyectos de investigación desarrollados por científicos cordobeses y que persiguen la erradicación de la enfermedad desde diferentes líneas de trabajo. Los proyectos van desde la obtención de variedades resistentes a la verticilosis y poder sustituir a las variedades más tradicionales, que sean especialmente sensibles al hongo.

Otra línea de investigación pretende controlar biológicamente la enfermedad  buscando los factores que determinan la resistencia en algunas variedades al tiempo que analiza los efectos de los productos fitosanitarios sobre la enfermedad y la contaminación de los suelos.

La verticilosis afecta en torno al 20% del olivar andaluz y, aunque la enfermedad es conocida desde los años 70, todo apunta a que la extensión del cultivo del olivar en regadío fue uno de los factores determinantes en su extensión. Por eso, otra de las líneas de investigación de la UCO en este campo es la que intenta controlar la dispersión del hongo a través del agua de riego.

Finalmente,  se han expuesto los proyectos basados en el control de la enfermedad en los primeros años del olivo, y sobre la enfermedad y sus bioindicadores según el tipo de manejo agronómico del cultivo.

Actualmente, no existen métodos de detección precoz de estas enfermedades y, una vez que se manifiestan, determinar cuál ha sido el agente infeccioso es demasiado complejo como para que en la práctica se utilice de forma rutinaria. La ausencia de un diagnóstico exacto impide la correcta evaluación de las causas y la toma adecuada de decisiones sobre el control de dichas enfermedades.

Los métodos diagnósticos que existen necesitan de laboratorios muy especializados, son caros y no garantizan la detección precoz de la enfermedad.  Los métodos están basados en la identificación del patógeno en medios de cultivo, o en procedimientos moleculares basados en distintos protocolos de la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Otro problema para el correcto diagnóstico de la verticilosis del olivo es que los síntomas que produce pueden confundirse en determinadas situaciones con el de otros patógenos o estreses abióticos que producen síndromes conocidos bajo el nombre de seca del olivo. Se conocen varios patógenos que pueden producir síntomas similares a V. Dahliae: Cylindrocarpon destructans, Phytophthora megasperma, P. palmivora, Pythium irregulare y Sclerotium rolfsii, entre otros.

Si se determinase qué proteínas del olivo pudieran estar sintetizándose de forma específica y sistémica como consecuencia de la infección por estos patógenos, encontraríamos bioindicadores moleculares del estado fitosanitario de la planta y sería posible desarrollar un método diagnóstico basado en la detección de dichas proteínas.
Fuentes: UCO  la noticia